Buscar este blog

lunes, 8 de agosto de 2011

Hellraiser 7: Deader

Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii... Hora de la muerte....
Es broma... Pero no lo es. Cuando estás la mayor parte del tiempo más pendiente del reloj, que parece no aanzar, que de la propia película, es que algo falla. 
¿Pero cómo puede una secuela tener tan poco que ver con la película original? Dios, qué despropósito. 

Si fuera una película independiente, si no tuviera nada que ver con la saga, hasta cierto punto tendría su interés, pero hacia la mitad vuelven a meter lo de los sueños y alucinaciones y no sabes qué es verdad y qué no. Pero qué manía con hacerlo. Llevan así dos películas, y si las anteriores fueron tan malas fue precisamente por eso. ¿Es que no aprenden? Y encima usan la Caja para resucitar a los muertos. ¿Pero qué se fuman estos guionistas, por llamarlos de alguna forma? Me entero ahora, tras seis secuelas, que la Caja también sirve para eso. ¡Vamos!

Amy Klein es una periodista venida a menos cuyo jefe le encarga cubrir una increíble historia: en Budapest existe una secta que se hace llamar los Deaderm cuyo líder, un personaje de lo más carismático llamado Winters, hace que sus seguidores se suiciden, uno cada vez, para luego resucitarlos. A primera vista podría tratarse de un truco, pero el jefe de Amy le muestra un vídeo en el que una chica se pega un tiro y acto seguido Winters la devuelve a la vida. El vídeo parece ser real, así que Amy se traslada a Budapest para investigar al tal Winters.

Amy va en busca de la chica que les envió el vídeo, Marla, pero la encuentra muerta en su apartamento, con, cómo no, la famosa Caja en una mano, además de un vídeo en el que le indica cómo llegar hasta Winters. En el vídeo Marla le dice que no abra la Caja, pero como Amy no es muy lista, la abre. Salen la cadenas, que se le enganchan en la cara y aparece Pinhead, y entonces Amy se despierta como si esta escena fuera un mal sueño (nosotros sabemos que no es así) y a partir de entonces empieza a tener flashes de un recuerdo reprimido de su infancia, cuando su padre, alcohólico, abusaba de ella.


Amy llega hasta Winters, el cual quiere que se apuñale para luego resucitarla (Winters sólo pùede devolver la vida a los que han abierto la Caja y cada vez que lo hace se acerca más al mundo cenobita, el cual cree que le pertenece ya que es descendiente del Juguetero). Entonces empieza la paranoia. Amy despierta en su habitación y tiene un cuchillo clavado en la espalda, se lo saca, vuelve a despertar y no tiene ningún cuchillo pero entonces empieza a sangrar abundantemente donde se supone que le clavaron el cuchillo, luego se le aparece Marla, que está muerta pero no lo está, y esto lo alterna con flashes del padre. Así unos quince minutos por lo menos, hasta que se despierta y aún esta en la mesa con Winters animándola a clavarse el puñal. Parece que va a hacerlo, pero al final no lo hace. Lo que hace es coger la Caja, abrirla y entonces aparece Pinhead, que no le gusta nada lo que Winters ha estado haciendo, así que lo engancha con las cadenas y lo despedaza (como pasa en todas las películas. Creo que si no lo hicieran ya no sería Hellraiser). Luego le hace lo mismo a sus seguidores y cuando va a por Amy, ésta se apuñala, y esto, por alguna razón, hace que la Caja exploté destruyendo todo el edificio. claro está, la Caja sobrevive, y el jefe de Amy contrata a una nueva chica para sustituirla.

A mí que me expliquen qué sentido tiene todo esto, porque yo no se lo veo.

1 comentario: