Buscar este blog

Cargando...

jueves, 12 de enero de 2017

No estamos locos, del Gran Wyoming


Con la particular ironía que le caracteriza el Gran Wyoming hace en este libro un repaso a la historía de España del último siglo, hablando de la Segunda República, el golpe de estado de Franco, el franquismo y la Transición, la llegada de la democracia y fundación del Partido Popular y sobretodo se centra en los escándalos de corrupción de este partido, la burbuja inmobiliaria y aparición de la crisis económica, los brutales recortes que siguieron, lo del YAK 42, el juicio a Jaume Matas, los papeles de Bárcenas y el caso Gürtel, el bodorrio de la hija de Aznar, etc.

Personalmente me encanta el Gran Wyoming y soy fiel seguidor de “El Intermedio”, lo veo incluso cuando repiten los mejores momentos en los periodos vacacionales. Yo no soy de ningún partido pero a los del PP es que no puedo ni verlos, cada vez que salen por la tele soltando excusas y hablando de lo bien que nos va todo me pongo malo y me río por no cagarme en todos ellos (deben vivir en una realidad alternativa donde los ríos son de azúcar y llueve chocolate del cielo, porque sino no se explica) y me encanta la caña que les da Wyoming en su programa; hay quien dice que solo sabe criticar al PP pero yo opino que aún es poco lo que se mete con ellos. No es para menos y no digo lo que realmente pienso de estos individuos porque son capaces de denunciarme por difamación.
El libro es tan bueno como su programa, de hecho mucho de lo que dice aquí también ha salido en “El Intermedio” y mientras lo lees te pones malo al saber todo lo que han hecho y siguen haciendo con total impunidad. Y encima la gente sigue votándoles. Yo no me lo explico. En fin, que Wyoming es muy grande y si se presentara yo le votaría.

miércoles, 11 de enero de 2017

Libros leídos 2017

1. Sin remordimientos, de Tom Clancy
2. No estamos locos, del Gran Wyoming

Sin remordimientos, de Tom Clancy

El protagonista de la novela es John Kelly, un personaje que aparece en las novelas de Jack Ryan bajo el nombre de John Clark (en la adaptación de “Peligro inminente” lo encarnó Willem Dafoe y en “Pánico nuclear” Liev Schrieber). “Sin remordimientos” nos presenta a Kelly mucho antes de su aparición en “Peligro inminente”, unos 15 años antes o así, en la recta final de la guerra de Vietnam. John Kelly es miembro de las Fuerzas Especiales, un Seal, y veterano de la guerra de Vietnam en la que recibió diversas medallas al valor, todo un Chuck Norris al que no te gustaría ver cabreado, vamos. La esposa de Kelly, embarazada, fallece en un accidente de coche y él se queda destrozado. Seis meses más tarde recoge en su coche a una chica que hace autostop, sin saber muy bien por qué lo ha hecho. Kelly la invita a su yate y posteriormente la lleva a su isla, un antiguo reducto de la 2ª Guerra Mundial en la que vive de alquiler. Kelly y Pam, que así se llama la chica, acaban enamorándose y ella le habla del infierno por el que ha pasado. Pam ha estado en manos de unos traficantes que la obligaban a prostituirse y la utilizaban de camello y la mantenían constantemente drogada.

Ella logró escapar pero otra de las chicas lo intentó y la mataron delante de ellas. Con ayuda de un matrimonio de médicos a los que Kelly conoce reciente y fortuitamente, logra que Pam se desintoxique y se convierte en una persona nueva. Pam les está muy agradecida por haberla ayudado, sobretodo a Kelly, pero no puede olvidar a las otras chicas que aún están prisioneras de los traficantes. Pam quiere salvarlas y Kelly la acompaña al barrio por el que se movía, pero se cruzan casualmente con uno de los captores de Pam y la cosa acaba mal: ella muere y Kelly termina en el hospital gravemente herido. Tras recuperarse lleva a cabo su venganza contra los traficantes de la muerte de Pam, matándolos uno por uno hasta llegar al pez gordo de la organización, llamando con ello la atención de la policía. Paralelamente Kelly recibe el encargo de rescatar a un grupo de oficiales norteamericanos prisioneros en un campamento oculto en la selva de Vietnam.

Y aquí estoy de nuevo con otro libro de Tom Clancy. No debí haber aprendido la lección de experiencias anteriores. Los libros de Clancy no destacan precisamente por su ritmo rápido y su facilidad lectora. A veces te da demasiada información técnica y no se le da bien enganchar al público (siempre pongo el caso de “Peligro inminente”, un tocho de más de 600 páginas que no me llegó a enganchar en ningún momento, pero si empiezo un libro tengo que acabarlo, así soy yo). Si tuviera que comprarlos no me leería ninguno, pero como los consigo gratis si veo alguno me lo llevo, desoyendo mis experiencias anteriores, supongo que porque espero encontrarme alguno que me guste. Llevo ya cuatro leídos: “La caza del Octubre Rojo”, “Peligro inminente”, “Juego de patriotas” y “Sin remordimientos”. Los dos primeros fatal, el de “Juego de patriotas” me gustó y el presente libro no está mal, lejos de lo que pensé en un primer momento. Es un tocho de cuidado, 800 páginas de nada, y tiene la letra muy pequeña, por eso me llevó unas dos semanas acabarlo, pero la historia es interesante y se deja leer. Aunque algunos cientos de páginas menos no habría estado mal.

lunes, 9 de enero de 2017

Houdini y Doyle. Temporada única

“Houdini y Doyle” es una serie de 2016 en la que Harry Houdini y Arthur Conan Doyle únen fuerzas para investigar casos aparentemente sobrenaturales, pero que al final tienen una explicación racional. La serie está ambientada en 1900, cuando Doyle publica su libro sobre la guerra de los Boer y ya hace unos años que “mató” a Sherlock Holmes. Harry Houdini lee la nonticia de una monja asesinada en un monasterio por el fantasma de otra monja que murió allí. El caso le interesa y acude a Scotland Yard a hablar con el inspector jefe. En su despacho se encuentra a Arthur Conan Doyle y por su conversación parece que ambos ya se conocen de antes y mantienen una sana rivalidad. Los dos están interesados en el caso; Doyle cree en lo sobrenatural y que efectivamente el asesino es un fantasma, mientras que Houdini desprecia lo sobrenatural y cree que el asesino es de carne y hueso. Para librarse de ellos el inspector jefe deja que investiguen el caso y envía con ellos a la agente Stratton, la primera agente de policía de Scotland Yard. El inspector jefe opina que las mujeres no pintan nada en la policía y que su sitio es estar en casa cuidando de sus maridos, por eso tiene a Stratton en el sótano, en la sala de archivos, y la envía con ellos porque así también se libra de ella. Los tres consiguen resolver el caso con éxito y Houdini halla una explicación a la aparición fantasmal, y como la colaboración entre los tres ha funcionado tan bien siguen investigando casos similares (un caso de reencarnación, un fantasma asesino, abducciones extraterrestres, una psíquica que encuentra un niño desaparecido pero Houdini no se lo cree que piensa que está implicada, una posesión demoníaca, vampiros, etc). Y a medida que va avanzando la temporada vamos conociendo cómo es cada uno, por qué Doyle está predispuesto a creer en lo sobrenatural y por qué Houdini se niega a hacerlo, así como el misterio que esconde la agente Stratton.

Yo creía que la amistad entre Doyle y Houdini era algo ficticio, como esas novelas en las que autores célebres del siglo XIX unían fuerzas para resolver un misterio, pero resulta ser cierto. Ambos fueron amigos por mucho tiempo pero debido a las creencias de cada uno esa amistad se fue al traste; como en la serie Doyle creía en lo sobrenatural y Houdini no, despreciaba a adivinos y espiritistas y estaba empecinado en desenmascararlos a todos.
A mí la serie me ha gustado mucho. Doyle y Houdini investigando juntos crímenes en apariencia sobrenaturales, como si fueran Sherlock y Watson, eso mola un montón (además queda bastante claro a quién representa cada uno), lo que no me entra en la cabeza es que la serie no lograra pasar de su 1ª temporada. Tan solo 10 capítulos. No entiendo a la gente, la verdad. En fin, que digan lo que quieran, a mí me ha encantado.

martes, 3 de enero de 2017

Ladrón de guante blanco. 6ª temporada


Al final de la 5ª temporada Peter consulta a sus jefes en Washington si pueden dejar en libertad a Neal, ya que ha cumplido su pena y se lo ha ganado de sobra, pero gracias a Neal han resuelto más casos de guante blanco que nunca y ellos no tienen pensado dejarlo marchar nunca. Neal se cabrea mucho al saberlo y Peter le advierte de que no cometa ninguna locura. Y en la última escena Neal era secuestrado. La 6ª temporada empieza justo después. El tío que lo secuestró le cortó la tobillera y Peter cree que Neal se ha fugado a causa de su última conversación, pero al hablar con Mozzie éste le asegura que Neal no se habría ido sin él, que de hecho su plan de fuga estaba trazado al detalle y que si Neal no está es que ha tenido que pasarle algo, y Peter empieza a considerar la idea del secuestro.

El tío que secuestró a Neal resulta ser el socio de Rebecca y quiere su ayuda para robar el segundo Diamante Esperanza, el de la 5ª temporada, que está en poder del FBI, pues esa es su prueba para poder ingresar en los Panteras Rosa, una banda de ladrones legendaria a la que ningún organismo federal ha podido capturar y que en más de una década ha robado cientos de millones de dólares. Neal le informa de que ahora que lo tiene el FBI es imposible hacerse con el Diamante pero lo convence de robar algo mejor que garantizará su ingreso en los Panteras Rosa: robar al mismo jefe de los Panteras Rosa. Una de dos, o se cabrea y los mata o queda impresionado y lo invita a unirse a la banda.

Peter le sigue la pista a Neal y este logra hacerle llegar un mensaje, indicándole que el asunto está relacionado con los Panteras Rosa y, en resumen, el FBI arresta al secuestrador de Neal y es él quien se infiltra en la banda de ladrones. Esta vez Neal quiere hacerlo bien y no dejar ningún cabo suelto y hace que Mozzie redacte un contrato blindado según el cual si Neal logra entregarle al FBI todos los miembros de los Panteras Rosa quedará en libertad. Neal se lo da a Peter y este logra que su superior de Washington acceda a firmalo. Pero la operación no será sencilla, pues aparte de no saber en qué consiste el gran golpe que se traen entre manos, uno de los miembros de la banda no es otro que Keller, el viejo rival de Neal, que conoce su relación con el FBI y podría revelarla en cualquier momento.

Hasta siempre, Neal Caffrey
En un principio la cadena iba a cancelar la serie tras el final de la 5ª temporada, la razón es que era una serie que rodaba mucho en exteriores y eso era muy caro, además de que la audiencia la había bajado bastante, pero por suerte los creadores de la serie los convencieron de hacer una última temporada más corta para darle a la serie el final que se merecía. Y menos mal, porque dejar como final de serie ese pedazo de cliffhunger de la 5ª temporada era para matarlos.
Esta 6ª temporada consta de tan solo 6 capítulos y al ser tan corta va más directa al grano y no da tiempo a meter capítulos de relleno. Lo malo es que son los últimos capítulos de la serie, una de las mejores que he visto en los últimos años y tras verlos te quedas un poco triste. Todo lo bueno se acaba.
El final de la serie me ha parecido magnífico, algo sorprendente ya que la mayoría de los finales de serie suelen ser decepcionantes. Yo me imaginaba que según el plan Neal entregaría a los Panteras Rosa y se convertiría en un hombre libre, pero en los últimos minutos se produce un desenlace del todo inesperado que te deja con la mandíbula desencajada, pero al final descubres que nada es lo que parece y por eso es un final tan espectacular. Creo que los de “Sherlock” podrían aprender algo sobre cómo se explican ciertas cosas y cómo no, no diré más.
Sin duda un final a la altura de Neal Caffrey, uno de los mejores personajes del panorama televisivo de la última década.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Juegos perversos, de Meg Gardiner


Durante un terremoto en la ciudad de San Francisco dos personas se suben a la azotea de un gran edificio y se pasean en precario equilibrio sobre un muro. Unos días después una prometedora fiscal federal se lanza a 150 km por hora con su BMW y se estrella mortalmente contra la barrera de contención de un puente, en un aparente caso de suicidio. Antes de eso un conocido diseñador de moda y su pareja murieron en el incendio de su velero y un reputado cirujano ha muerto de un infarto, supuestamente.
Jo Beckett es psiquiatra forense y se dedica a analizar la vida y personalidad de un fallecido para dictaminar si su muerte fue por homicidio, accidente o suicidio y qué lo empujó a tomar esa decisión. Amy Tang, teniente de policía encargada de investigar el caso de la fiscal, le pide ayuda a Jo para que dictamine qué la llevó a suicidarse con su coche y dar con el responsable de su muerte y de las otras.
En la última semana han muerto tres parejas en circunstancias similares, en una especie de suicidio-homicidio y Amy cree que alguien las obligó a quitarse la vida. Jo tiene tan solo 48 horas pues ese es el margen entre las muertes y descubre que todas las víctimas eran miembros de un club elitista y secreto, el Club de los Secretos Sucios, en el que destacados personajes públicos confiesan y se jactan de sus más perversos secretos. Los miembros del club realizan juegos macabros por toda la ciudad a modo de penitencia, lo que les permite ganar puntos y ascender de nivel en el club, y todo parece indicar que jugaron con la persona equivocada y que este individuo es el que está matando a los miembros del club a modo de venganza.

Este es uno de esos libros que tengo en casa desde hace la tira de tiempo (¡desde 2012!) y he decidido leerlo ahora por una cuestión de páginas. Tengo una manía y es que antes del 31 de diciembre quiero que me dé tiempo a leer el último libro y a escribir su reseña, así que como tenía por delante una semana larga escogí este libro porque tenía 440 páginas y me daba tiempo de sobra. De hecho tras acabarlo me sobraron 3 o 4 días, el tiempo justo para leerme uno de 300 páginas y escribir la reseña, pero no quería agobiarme decidí empezar uno de 800 páginas para que así se convierta en el primer libro del 2017. Y ahora vayamos al lío.
El libro está genial, me ha gustado mucho. Tiene una prosa ágil y buen ritmo y te engancha desde el principio. Nos presenta una historia muy buena, muy atrayente y original y en algunos momentos el ritmo se vuelve endiablado y eres incapaz de parar de leer. Lo que le hicieron al villano de la historia fue algo terrible y entiendes por qué hace lo que hace, pero su forma de vengarse es igual de terrible que lo que le hicieron a él, aunque algunas de las víctimas no son tan inocentes como aparentan en un principio.
Por cierto, Meg Gardiner cuenta con el apadrinamiento de uno de los grandes, el mismo Stephen King, al que le encantan sus libros, y en los agradecimientos la autora le da las gracias al tito por su apoyo constante. Algo a tener en cuenta si dudas en leértelo o no.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

El séquito. La película

“El séquito” duró 8 temporadas y como suele ocurrir con las series largas su final fue decepcionante, de hecho ni siquiera es un final propiamente dicho. Vince decide casarse con una chica a la que prácticamente acaba de conocer, en París, y se lleva a toda la panda en su avión. Eric vuelve con Sloan en el último momento, que espera un hijo suyo y Ari deja su trabajo y se va con su mujer de año sabático a Florencia, aunque en una escena post-créditos recibe una llamada del presidente del estudio que le ofrece su puesto; Ari le dice que no, que ahora es feliz y que lo ha dejado pero está bastante claro que acabará aceptando.
Como final de temporada estaría bien, pero como final de serie es una tomadura de pelo, así que 4 años más tarde, en 2015, hicieron la película, que esta vez sí cierra dignamente la serie.

La película empieza poco después del final de la 8ª temporada. El matrimonio de Vince y Sophia solo ha durado nueve días, ambos se dieron cuenta de que aquello no era lo suyo, que no lo pensaron lo suficiente y se separaron amigablemente, y Vince monta una fiesta en un enorme yate en Ibiza con un montón de tías, a la que acude su séquito, Eric, Tortuga y Drama. Vince les cuenta lo que pasó con Sophia y Eric le dice que Ari ha vuelto al negocio, que ahora es jefe de estudio y que tiene algo bueno para él. Vince llama a Ari y éste le habla de una gran película, un blockbuster futurista de gran presupuesto, y Vince le hace saber que su próxima película, aparte de protagonizarla también quiere dirigirla y Ari se queda sini palabras. Luego se produce un salto de 8 meses y descubrimos que Ari accedió a los deseos de Vince y lo puso a cargo de la película. Pero el estudio está presionando a Ari para ver resultados y éste presiona a Vince para que le muestre la película, ya que Vince no es el único que se está jugando su carrera; si la película resulta ser un fracaso a Ari también le cortarán la cabeza. Pero Vince aún no la ha montado y no sabe cómo decirle que necesita más dinero para acabarla.


Ari se caga en todo pero viaja Texas para hablar con Larsen (Billy Bob Thornton), el multimillonario texano que ha puesto la pasta para la película. Este se niega a soltar más pasta hasta ver la película y envía a su hijo Travis (Haley Joel Osment) con Ari de vuelta a Los Ángeles para que se encargue del asunto. Ari consigue ver la película y le encanta pero Travis no es de su misma opinión y quiere hacer unos cuantos cambios, como cargarse las escenas de Drama y echar a Vince fuera y volver a rodar la película desde el principio con nuevos actores. Y si no aceptan no verán un céntimo más.
Ari acaba descubriendo que la tirria de Travis hacia Vince es porque éste se acostó con una modelo que le gustaba a él y se prpesenta en una reunión entre los peces gordos del estudio y Larsen y Travis en la que se va a votar si se cargan o no a Ari. Éste le cuenta a Larsen el motivo de que su hijo quisiera cargarse la película de Vince, y logra convencerle de que la película es buena y de que vale la pena, y consigue salvarla y al final todo sale bien.

Este es el final que se merecía la serie. La película es buenísima y pone el broche de oro a ocho fantásticas temporadas (y no ese amago de final que nos presentó esa última temporada). Como la serie la película también incluye unos cuantos cameos de famosos, Liam Neeson, Jessica Alba, Mark Whalberg, Bob Saget, pero los más importantes son los de Billy Bob Thornton y Haley Joel Osment, que desempeñan un papel fundamental. La verdad es que Haley Joel Osment está irreconocible y muy desmejorado, queda poco de aquel niño que nos provocó escalofríos en “El Sexto Sentido”. Ahora es más bien el tío que se comió a Haley Joel Osment. Qué triste.
Algunas de las tramas secundarias están solo de relleno y eso se nota (la de Eric y las dos tías que le dan un buen susto o la de Tortuga y la luchadora) pero la trama sobre la película es fantástica y me encanta que al final todo le haya salido bien a Vince, y qué decir de Drama, que por fin ha logrado su reconocimiento. ¡Victoria!
Por cierto, tras los créditos hay una escena muy divertida: en la boda de Lloyd todos posan para la foto y Billy Walsh les cuenta la idea que ha tenido, contar la historia de Vince y los chicos, cómom empezó todo y tal, y Ari le responde que como película no funcionaría , que lo mejore sería una serie. Jaja.