Buscar este blog

Cargando...

viernes, 2 de diciembre de 2016

Persecución mortal, de Elmore Leonard

Armand Degas, alias “El Mirlo”, es un asesino a sueldo del crimen organizado al que envían a Detroit a hacer un trabajito y al acabar decide ir a visitar a su abuela. Armand para en un restaurante de carretera y allí conoce a Richie Nix, un macarra que a punta de pistola lo obliga a que lo lleve en su coche. Richie no para de hablar durante todo el trayecto, de los chanchullos en los que estuvo metido, de cuando estuvo en la cárcel y tal, y al final le ordena a Armand que le dé su cartera. El Mirlo acaba hartándose y le apunta con su propia arma, tras decirle que se dedica a matar gente, pero para su sorpresa Richie no solo no se asusta sino que le dice que es justo el hombre que estaba buscando, y le habla del asunto que se trae entre manos. 
Richie está extorsionando a un agente inmobiliario, Nelson Davies, exigiéndole 10.000 $ a cambio de que no le destroce las casas que su agencia está tratando de vender, pero no cree que Nelson se haya tomado su amenaza en serio. A Armand le interesa el plan y se asocia con él, y ambos se dirigen a la agencia para exigirle a Nelson la pasta.

Da la casualidad de que la noche en la que se presentan allí Wayne y Carmen Colson se encuentran en la agencia. Carmen trabaja para Nelson vendiendo casas y ha convencido a su marido, que es ferrallista (se dedica a colocar vigas en los edificios en construcción) para reunirse con Neson con el fin de montar su propia agencia inmobiliaria. Richie y Armand confunden a Wayne con Nelson y le exigen los 10.000 $ a punta de pistola. Él les asegura que se equivocan de persona y que no sabe de qué le están hablando y ellos creen que está tratando de escaquearse y amenazan con matarlo. Wayne les dice que tiene el dinero en el maletero del coche, pero lo que tiene allí es una gran llave que utiliza en su trabajo y les da una buena paliza con ella, obligándolos a salir por piernas.
Wayne y Carmen denuncian lo sucedido a la policía y estos los ponen al corriente sobre lo peligrosos que son Richie y Armand, hablándoles de la larga lista de antecedentes que cargan a sus espaldas, y a Wayne le cabrea la actitud de la policía, que parece que en cierto modo les echan la culpa a ellos de que intentaran atracarlos.
La policía lanza una orden de busca y captura aunque no sirve de mucho ya que Armand y Richie son dos tipos muy escurridizos que se las saben todas y no se detendrán antre nada hasta haber matado a los Colson, pues estos les han visto la cara y son un  cabo suelto que no pueden tolerar. 

El libro está bien pero no es de los mejores de Elmore Leonard. Tiene buen ritmo, es fácil de leer y esa peculiar ironía que caracteriza los libros de Leonard, pero le sobran muchas páginas y la confrontación final entre Richie y Armand y los Colson se alarga demasiado, tarda mucho en producirse y lo que hay entre medias solo sirve de relleno. Es simplemente entretenido.

domingo, 20 de noviembre de 2016

El séquito. 7ª temporada



Tras rodar el biopic sobre Enzo Ferrari con Frank Darabont Vince está rodando ahora una película de acción con Nick Cassavettes y tiene que hacer una escena de persecución sin dobles y decide hacerla porque todos creen que no es capaz. El coche no le frena y se da una buena leche, pero la escena queda perfecta y a Vince se le sube a la cabeza y empieza a arriesgarse, haciendo paracaidismo y otro tipo de locuras.
Vince conoce a la actriz porno Sasha Grey y empieza a salir con ella. Los demás pronto la ven como una mala influencia para él, porque empieza a desfasar demasiado, se le va mucho la pinza y empieza a meterse coca sin que ninguno de ellos lo sepa.
Stan Lee ha pensado en Vince para la adaptación de otro de sus superhéroes, Air Walker, y Vince se presenta con Sasha en la reunión, algo borracho. El director concierta una segunda reunión con él para aclarar lo que ocurrió en la primera; Vince le dice que lo siente mucho y que fue un error llevar a Sasha y que está comprometido al 100% con el proyecto. Vince le dice a Eric que la reunión ha ido bien, pero el director le dice a Ari todo lo contrario, que cree que Vince iba puesto de coca y que está pensando en dejarlo fuera, y el estudio quiere que se someta a un análisis de drogas para asegurarse de que está limpio, algo a lo que Vince se niega porque sabe que dará positivo, y la cosa pinta bastante mal para él.

Esta es la última temporada que recuerdo haber visto cuando la pusieron en Canal +, porque tengo muy presente lo de Vince saliendo con Sasha Grey, aunque por aquel entonces aún no sabía quién era ella (seguro que no me crees pero te aseguro que es verdad); no estoy seguro de si vi parte de la 8ª o no, ha pasado mucho tiempo y mi memoria está algo borrosa. La verdad es que pese a ser una actriz porno, cuando se pone a actuar de verdad se le da bastante bien, como ya demostró en “The Girlfriend Experience” de Soderbergh y en “Open Windows”. La temporada está genial, no se puede decir otra cosa de esta serie. Vince me da un poco de pena; con lo que le costó salir del bache de Medellín y ahora va y se le va la olla.  
Sasha me gustaba como novia para Vince, ambas hacían muy buena pareja, es una lástima que al final él lo jodiera todo volviéndose posesivo y controlador (claro que no hay muchos tíos que acepten de buen grado que a su novia se la follen 5 tíos a la vez), y en el final de temporada Vince va cuesta abajo y sin frenos. 
Una temporada más, luego la película y se acabó.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

El séquito. 6ª temporada



La nueva versión del Gran Gatsby de Scorsese ha sido un éxito y Vince vuelve a ser una estrella. Ahora va a trabajar con Frank Darabont en el biopic de Enzo Ferrari y tiene que aprender a conducir (hasta ahora era Tortuga el que lo llevaba a todas partes). Vince concede entrevistas para promocionar la película y hace pruebas de vestuario y tal, pero el rodaje se retrasa tres meses y Vince no sabe qué hacer con tanto tiempo libro hasta entonces.
Eric quiere volver con Sloan pero ella tiene que pensárselo y cree que deben estar un tiempo sin verse, y Eric empieza a salir con una veinteañera llamada Ashley, pero después de acostarse ella ya no sale de su casa y se revela como una supercelosa que no se fía de él y siempre está revisándole el móvil, hasta que Eric se harta y la manda a paseo. Y en lo laboral Eric ficha por una gran agencia de representantes. Tortuga empieza a salir con Jamie-Lynn Sigler, la actriz de los Soprano; esta aparece de estrella invitada en la serie de Drama y el productor del estudio intenta tirársela. A Drama esto no le gusta nada y le planta cara para defender a su amigo, pero a partir de entonces el productor convierte la vida de Drama en un infierno, hasta que decide dejarlo.

Otra temporada genial. Ha sido un alivio comprobar  que Vince se ha recuperado del batacazo de Medellín y vuelve a estar en la cresta de la ola. En esta temporada se le da más protagonismo a Eric y a Drama y Vince tiene menos peso. Eric entra a trabajar en una importante agencia y se convierte en el favorito de su jefe, pero tiene algunos roces con el otro agente estrella de la agencia, y en lo personal está que quiere volver con Sloan pero ella no está por la labor (Eric y Sloan me recuerdan mucho a Ross y Rachel) y luego comete el error de acostarse con Ashley y ya no puede quitársela de encima, que resulta ser una loca controladora. Personalmente creo que es demasiado culebrón. Y luego está Drama, que echa por tierra su gran oportunidad de ser alguien en televisión, aunque lo hace por una buena razón, impedir que le levanten la novia a su amigo. Y no podemos olvidarnos de Ari Gold, que se come la pantalla cada vez que aparece. Su momento más mítico, el de la pistola de pintura, disparando a todos los que piensa despedir. Qué grande.
Ahora la 7ª temporada.  

martes, 15 de noviembre de 2016

Joe LaBrava, de Elmore Leonard



Joe LaBrava estuvo en el Servicio Secreto, llegando a custodiar a la mujer de Truman y a Ted Kennedy, pero ahora se dedica a hacer fotos en blanco y negro de todo aquello que le llama la atención: matones, borrachos, bailarinas de segunda fila… Una noche se cruza en su camino Jean Shaw, una vieja gloria del celuloide conocida por sus papeles de femme fatale, que casualmente fue su amor platónico cuando tenía 12 años y que encuentra en una clínica alcoholizada perdida. Jean aún tiene propiedades de valor, una casa, joyas y un Cadillac, y tras ella van dos delincuentes de poca monta, Cundo Rey, un cubano que baila en taparrabos en un local de streaptease pero que también se dedica a robar coches y venderlos por piezas, y Richard Nobles, su socio, un guardia de seguridad con algunos antecedentes a sus espaldas y que espera algo más en la vida que despiezar coches. Con lo que no cuentan los dos es que Joe se convierta en el protector de Jean , lo cual es un obstáculo para sus planes.

Hace como 4 años que tengo en casa 10 libros de Elmore Leonard, un escritor que me encanta, aún pendientes por leer que por una u otra razón fui posponiendo, así que he decidido ponerme ahora con ellos, en orden cronológico y el primero de ellos es “Joe LaBrava”. Creo que de todos estos libros menos dos me valieron 2-3 euros, así que fue un chollo. Esta novela está genial. Es muy ágil y fácil de leer que te engancha desde el principio y los diálogos son muy frescos y naturales, uno de los puntos fuertes de Leonard. Además hacia la mitad se produce una sorprendente revelación que cambia todo lo ocurrido hasta ese momento, así como el camino que sigue el libro a partir de ahí.
Es una estupenda novela negra que, por cierto, ganó el Edgar en 1984, algo a tener en cuenta.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Star Trek. La serie original



Star Trek es una de las mayores franquicias de la historia de la televisión, con cinco series, una docena de películas, cómics, merchandising, videojuegos, etc, y tiene el record de ser la serie con más spin-offs, pero sorprendentemente no se convirtió en serie de culto hasta después de su cancelación. La serie original, la del capitán Kirk y el señor Spock, duró tres temporadas, de 1966 a 1969) y la cancelaron por la poca audiencia, de hecho el último capítulo es como un capítulo más, y no fue hasta el año siguiente, 1970, que los fans la convirtieron en serie de culto. Yo creo haber visto algún que otro capítulo, aunque apenas lo recuerdo, y el año pasado la encontré entera por pura casualidad, así que me dio por verla.

Tenía cierta preocupación de que fuera un tostón, porque la serie es de hace 50 años y los capítulos duraban casi 50 minutos (ya me ocurrió con algunas series no tan veteranas cuyos capítulos duraban lo mismo de quedarme dormido), pero sorprendentemente no fue así. Es verdad que los efectos especiales son bastante cutres (estamos hablando de los años 60 al fin y al cabo), pero los capítulos resultaron ser bastante llevaderos y muy entretenidos, en ningún momento soporíferos, que era lo que me temía. Además están aderezados con un poco de humor, sobretodo a costa de Spock.
Spock es vulcaniano (o vulcano, como prefieras) y su especie se rige por la lógica y desprecia las emociones. Por ello el doctor McCoy suele meterse con él, acusándole de tener un ordenador por cerebro y de comportarse como una máquina, y cuando en una situación de vida o muerte Spock toma una decisión basada en sus emociones con lo que consigue salir del apuro, McCoy y Kirk le toman el pelo, pero él les replica que todo lo contrario, que la lógica le indicaba que debía dejarse llevar por sus emociones, o cuando todos dan por muerto al capitán Kirk y al final resulta que no, la reacción de Spock al saber que está vivo es perfectamente humana, de alegría, pero enseguida se repone aduciendo que no se alegra por él sino porque de lo contrario la nave habría perdido un gran capitán. Es muy divertido verlo en estas situaciones. En “Star Trek Enterprise” en cambio, el personaje de T’Pol, que también es vulcana, es seria como un ajo porro, muy sosa y no tiene nada de gracia.

El capítulo piloto me decepcionó un poco. Como sabes la base de la serie es que el Enterprise se ha embarcado en una misión de exploración de 5 años en la que irá hasta donde ningún hombre ha ido jamás y contactará con nuevas civilizaciones y entablará nuevas relaciones con ellas y tal. Yo me imaginaba que en el primer capítulo los personajes se conocerían y entonces arrancaría su misión de explorar el universo, pero resulta que en el piloto ya se conocen hará un año o dos; es como si empezara hacia la mitad de la serie y a mí me habría gustado saber cómo se conocieron todos.
Por cierto, como curiosidad, el primer piloto de la serie fue rechazado por considerarlo demasiado cerebral. Duraba como una hora y en él salía Spock pero el capitán no era Kirk sino Pike (está disponible en Youtube, si te interesa). A pesar de ello el material de ese piloto acabaron utilizándolo para los episodios 15 y 16 de la 1ª temporada.

Normalmente suelo escribir una reseña de la temporada de cada serie que veo, pero en este caso opté por escribir una para las tres porque como son todos capítulos autoconclusivos no hay ninguna trama general sobre la que poder hablar y en las reseñas de la 2ª y 3ª temporada no tendría nada de lo que hablar salvo cuáles fueron mis capítulos favoritos, lo cual no habría ocupado mucho. Y así esta reseña abulta un poco. Bien, en resumen, que pese a tener 50 años a sus espaldas y que algunos efectos sean de risa, me ha sorprendido gratamente y la he disfrutado mucho. Yo siempre he sido más de Starwars pero supongo que un poco Trekkie sí que soy. Si no estás seguro si lo eres o no yo te lo digo: si te cabreas cuando alguien confunde Starwars con Star Trek y viceversa, entonces, amigo, es que eres del club. ¡Larga vida y prosperidad!   

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Alta fidelidad, de Nick Hornby



Rob Fleming tiene una tienda de discos pop retro que a duras penas de la para vivir, de hecho extraño es el día que entra un cliente en la tienda. Allí también trabajan Dick y Barry, dos tipos bastante peculiares que Rob contrató por tres días a la semana pero que empezaron a presentarse a diario y Rob no tuvo fuerzas para decirles nada y de eso ya han pasado 4 años.
La novia de Rob, Laura, acaba de dejarlo y él está hundido. Poco después, por una amiga común, descubre que Laura se está viendo con un tipo llamado Ian; Rob cae en la cuenta de que tiene que ser el tipo del piso de arriba, al que escuchaban cada vez que se llevaba a una chica a la cama, y que se trasladó hace unas semanas. Esto pone a Rob de los nervios, que no para de imaginárselos juntos en multitud de posturas y empieza a llamarla por teléfono a todas horas. Rob hace una lista con las cinco peores rupturas de su vida y se pone en contacto con esas cinco ex novias para averiguar por qué se terminó su relación, pedirles perdón si fue culpa suya y saber si fue por algún defecto de él, tratar de mejorar y convencer a Laura de que vuelva con él, demostrándole que ha cambiado.

Aparte de este me he leído 3 libros de Nick Hornby (Érase una vez u padre, Todo por una chica y 31 canciones) y este lo tengo desde hace un par de años. “Alta fidelidad” es su libro más conocido y fue el que lo lanzó a la fama (es su segunda novela, la primera fue “Fiebre en las gradas”). En 2000 hicieron la película, con John y Joan Cusack, Tim Robbins, Jack Black y Catherine Zeta-Jones entre otros, que también es un clásico, y recuerdo que la vi por entonces. Ahora, tras leer el libro, he vuelto a verla y me ha encantado, me ha parecido divertidísima.
La novela ha estado genial. Hornby tiene una prosa simple y directa, muy fácil de leer y que engancha desde las primeras páginas, y escribe con mucho humor e ironía. Con razón es uno de los escritores ingleses contemporáneos más destacados. Leerte un libro suyo es garantía de que pasarás un buen rato. No puedes perderte “Alta fidelidad”, es fantástico, te lo aseguro.