Buscar este blog

viernes, 21 de abril de 2017

Person of interest. 4ª temporada

Al final de la 3ª temporada nuestros protagonistas no pudieron hacer nada para impedir que la segunda máquina, Samaritano, fuera activada, así que con ayuda de Root la Máquina de Harold les otorga a todos ellos nuevas identidades para protegerlos de ella. Shaw vende perfume en unos grandes almacenes, Harold es profesor de ética en la universidad y John es detective de Narcóticos y se convierte en el nuevo compañero de Fusco. A Root, sin embargo, la Máquina le asigna una nueva identidad cada pocos días.
Samaritano es mucho más poderosa que la Máquina de Harold y mientras que la labor de esta es proteger al inocente, la de Samaritano es todo lo contrario, acabar con todo aquel que suponga una amenaza, y las cosas pintan bastante mal para nuestros protagonistas. Pese a su nueva condición de proscritos, Harold, John, Shaw y Root, además de luchar contra Samaritano, también siguen con su misión de investigar los números que les proporciona la Máquina y establecen su nueva base de operaciones en una estación abandonada de metro.

La otra trama atañe a una organizada banda de ladrones llamada la Hermandad que ha recogido el testigo de HR; su líder, alguien llamado Dominic al que nade le ha visto la cara, controla a los pandilleros, el tráfico de armas y tiene a varios polis en nómina. Dominic le declara la guerra a Elías por el control de las calles y para hacerse con sus negocios y John se ve obligado a protegerlo. Además la Máquina infiltra en su organización a Shaw. En el tramo final Samaritano hace su movimiento, ataca Wall Street y nuestros protagonistas se ven arrinconados y prácticamente sin ninguna posibilidad de salir bien librados de esa situación.

Esta temporada dura un capítulo menos que la temporada anterior y le bajó bastante la audiencia; esto llevó a que la cadena decidiera que la 5ª temporada, con aún menos capítulos, 13, fuera la última. A mí esta me parece una de las mejores series de los últimos años y esta 4ª temporada es tan alucinante como cualquiera de las anteriores. La existencia de dos máquinas, dos inteligencias artificiales, una mala y otra buena, en guerra la una contra la otra, es una pasada. Luego está lo que ocurre con Shaw en la midseason, que es toda una sorpresa y un auténtico mazazo. En realidad lo que pasa es que la actriz que hace de Shaw estabab embarazada de mellizos así que dejó temporalmente la serie para ser madre, pero los fans podemos respirar aliviados porque Shaw regresa para la 5ª temporada, con lo que la cosa no es tan grave como nos la pintan aquí. Y en último lugar está el final de temporada, con la máquina diciéndole a Harold que siente haberle decepcionado y dándole las gracias por haberla creado, que es para echarse a llorar, y el final mismo, que es un pedazo de cliffhunger en toda regla y parece muy complicado que Harold y John logren salir con vida de esta. Joder, de infarto.

miércoles, 19 de abril de 2017

Ladrón del tiempo, de Terry Pratchett

Las figuras grises conocidas como los Auditores de la Realidad detestan a la especie humana y opinan que han desordenado irremediablemente el universo con su irracionalidad y su fantasía, y por eso idean un plan: detener el tiempo para catalogar y organizar tranquilamente todo lo que existe. Para ello le encargan a un relojero de Ankh-Morpork que construya el reloj más preciso del mundo, un reloj de cristal que se sincronizará con el tic del universo y detendrá así el tiempo.

Pero el Tiempo también tiene sus defensores. En su monasterio los Monjes de la Historia trabajan para que los humanos puedan seguir jugando con el tiempo, ganándolo, regalándolo o hacer con él lo que quieran. Allí hay un joven novicio llamado Lobsang, que fue criado por el Gremio de Ladrones, que posee una habilidad extraordinaria, casi sobrenatural, para robar lo que sea en un visto y no visto. Pero Lobsang es bastante díscolo y ningún monje es capaz de enderezarlo, así que como último recurso se lo asignan al legendario héroe Lu-Tze el Barredor; si él no puede corregirlo, nadie puede.

Mientras tanto, la Muerte sabe que el Apocalipsis se acerca y se ve obligada a pedirle ayuda a su nieta Susan. Pese a que es humana, Susan puede moverse fuera del tiempo, algo que a la Muerte le está vedado y necesita que su nieta encuentre a una persona lo antes posible. Su abuelo le revela que el Tiempo es más humano de lo que la gente cree y que hace unos años tuvo un hijo. La misión de Susan es encontrar al chico, pues es la única persona que puede detener el Apocalipsis, mientras él debe volver a reunir a los Cuatro Jinetes (¿o eran cinco?) para cabalgar hacia la batalla, como está escrito, aunque los otros parece que no están muy por la labor.

No estaba seguro de que fuera a gustarme este libro pero al final resulta que sí, me ha encantado de principio a fin y lo he disfrutado mucho. De Terry Pratchett empecé leyendo “El color de la magia”, pero no me empezó a gustar hasta casi el final, soy más de fantasía épica que de fantasía de humor. Luego seguí con “La luz fantástica”, que ya me gustó desde las primeras páginas y me hizo caer rendido ante Pratchett, y luego leí “El país del fin del mundo”, que también lo disfruté mucho y me pareció muy divertido.
Este libro lo conseguí gratis hace un año y no me he animado a leerlo hasta ahora. Como digo me ha gustado mucho, ha estado genial y muy divertido y los personajes son unos héroes bastante peculiares. Además, pese a ser una novela de Mundodisco, no hace falta haberse leído ninguno de los libros anteriores previamente, ya que es una novela independiente. Vamos, que es un libro muy recomendable si te apasiona Terry Pratchett.

martes, 18 de abril de 2017

El Cuarto Jinete: Armagedón, de Víctor Blázquez

Me compré este libro nada más salir a la venta, hace ya 4 años, así que ya iba siendo hora de ponerme a leerlo. Si no lo he hecho antes no es porque no me apeteciera, todo lo contrario, pero no hacía más que comprar libros, luego también los cogía en la biblioteca y a veces volvía a leer algunos libros que ya había leído solo por darme el gusto de escribir la reseña para el blog, y a la fuerza tenía que dejar muchos atrás. Por ello tengo en casa libros que compré hace 5 años por lo menos y aún no he leído. Pero ya he ido borrando algunos de estos libros de mi lista de pendientes y ahora por fin le tocó el turno al presente libro.
“El Cuarto Jinete: Armagedón” es la continuación de “El Cuarto Jinete” y retoma la acción justo donde lo dejó este. Aparentemente el Ejército logró contener el virus que se extendió por el pueblo de Castle Hill y acabar con todos los infectados, y ha trasladado a los supervivientes a un hotel del centro de los Ángeles, donde podrán pasar la noche y descansar tranquilos después del terrible infierno por el que han pasado. Pero lo que todos ignoran es que uno de los supervivientes porta el virus en su interior y esa misma noche el terror se desata en el hotel y para cuando el Ejército se da cuenta de lo que está pasando ya es demasiado tarde para contenerlo y el Cuarto Jinete se extiende irremediablemente desde el centro de los Ángeles por todo el país.
La mayoría de supervivientes de Castle Hill logra salir con vida del hotel y ponen rumbo al pueblo costero de Half Moon Bay, donde hay un complejo urbanístico llamado San Mateo, el cual puede protegerlos de las oleadas de zombies, con sus muros de piedra y su verja electrónica. Pero la amenaza no está únicamente en el exterior sino también dentro del propio complejo, pues su administrador, un hombre tremendamente manipulador llamado Tom Ridgewick y acostumbrado a ser el líder de la comunidad, no ve con buenos ojos la llegada de este grupo de desconocidos, a los que ve como una amenaza a su posición, y está dispuesto a hacer lo que sea necesario para seguir manteniendo el poder.

Esta segunda parte es tan buena como la primera, o incluso mejor. El libro empieza en plan tranquilo, presentándote de nuevo a los supervivientes de Castle Hill y recordándole al lector lo que pasó allí, pero ya a las 50 páginas se desata de nuevo la oleada zombie, sin darle apenas tiempo a los supervivientes de Castle Hill a recuperarse de lo sucedido en las últimas horas. El ritmo es trepidante nada más empezar y ver cómo el Cuarto Jinete se extiende por la ciudad de los Ángeles sin que haya forma de ponerle freno (las medidas que toma el Ejército en la ciudad para contener el virus son muy impactantes) te hiela la sangre en las venas.
Aparte de los personajes que ya conocíamos del libro anterior, este introduce a nuevos personajes muy interesantes, algunos de ellos bastante antipáticos, como Tom Ridgewick, que me recordó bastante a Big Jim Rennie, su sobrino Neil y sus amigotes, que son unos macarras, y Logan Kane, un asesino y violador. No sé si también os ha pasado, pero San Mateo recuerda mucho a Alexandría, ¿no? Las últimas páginas son de auténtico infarto, un no parar, y el desenlace es toda una sorpresa, un gran cliffhanger que te pone los dientes largos. Espero no tardar otros 4 años en ponerme con el tercer y último libro,

Arrow. 3ª temporada (¡Ojo Spoilers!)

En esta temporada Oliver se enfrenta nada menos que a R’as Al Ghul y a la Liga de Asesinos, que ya hizo su aparición en la temporada anterior. En la 2ª temporada descubríamos que Malcolm Merlyn estaba vivo y que Thea en realidad era hija suya. En el final de esa temporada, cuando Slade Wilson y sus hombres ponían Starling City bajo asedio, Thea se iba de la ciudad con Malcolm y en esta temporada éste empieza a entrenarla de forma bastante brutal, sin piedad alguna. Por su parte Oliver no sabe que Malcolm está vivo y cree que Thea se ha ido para estar un tiempo sola y superar todo lo que ha pasado (saber que es hija de Merlyn, que Oliver lo supiera y se lo ocultara y la muerte de su madre). En el arranque de la temporada Sara regresa a Starling City para averiguar si los rumores de que Malcolm está vivo son ciertos, pues R’as Al Ghul ha puesto precio a su cabeza, pero antes de poder hacerlo alguien la mata disparándole varias flechas. Descubrir la identidad de su asesino se convierte en la trama principal de los primeros 9 capítulos.

En el 3x04 Nyssa Al Ghul se presente buscando a Sara y Oliver le confiesa que ha muerto; ella le revela que Malcolm está vivo y en la confrontación con él Malcolm le asegura que no ha tenido nada que ver con la muerte de Sara, y cuando Nyssa le exige que se lo entregue, Oliver le dice que ahora está bajo su protección y que no piensa hacerlo. Al transmitirle el mensaje a R’as Al Ghul, éste le declara la guerra.
En el 3x09 descubrimos la identidad del asesino de Sara y se nos desvela el motivo por el que Malcolm orquestó la muerte de Sara, como no podía ser de otra forma: al matar a Sara, R’as Al Ghul exigiría que le fuera entregado su asesino para ejecutarlo y al hacer que esa persona tan cercana a Oliver matara a Sara, él se negaría a hacerlo y se enfrentaría en combate a R’as Al Ghul, lo mataría y su deuda con la Liga sería borrada. Pero Oliver no tiene nada que hacer ante R’as al Ghul, que lo atraviesa con su propia espada y lo arroja por el precipicio.

En Starling City lo dan por muerto al no tener noticias suyas y su equipo se encarga de proteger la ciudad en su ausencia. Tras la muerte de Sara, Laurel empieza a entrenarse con un ex-boxeador llamado Ted Grant (en los cómics, Ted Grant era miembro de la JSA, un ex-boxeador que lleva un traje de gato y se hace llamar “Wildcat”), decidida a llevar el manto de Canario Negro en memoria de su hermana. A Oliver eso no le hizo gracia y se lo prohibió, pero como ahora no está ella se convierte finalmente en justiciera y junto a Diggle y Arsenal protege Starling City de los criminales.
Al final del segundo alo de Oliver en la isla, este lograba abandonarla y llegaba a China, pero allí era encontrado por Amanda Waller, la directora de ARGUS, que lo recluta y lo convierte en un asesino letal. Maseo, su compañero en ARGUS, es en el presente miembro de la Liga de Asesinos y es él quien lo rescata del precipicio y lo lleva junto a su esposa, que lo cura de sus heridas y lo ayuda a recuperarse. Oliver regresa a Starling City en el 3x13 y toma la decisión de aliarse con Malcolm para vencer a R’as Al Ghul, pues solo podrá hacerlo con sus métodos.

En esta temporada también conocemos a Ray Palmer, el nuevo propietario de Industrias Queen, interpretado por Brandon Routh. En los cómics Ray Palmer es Atom, un científico que inventa un traje que le permite encogerse a nivel microscópico, pero en la serie es una especie de Ironman, de hecho tiene el mismo sentido de humor que Tony Stark, y se pone a diseñar un traje-armadura con un montón de armas y le permite volar y todo eso (lo de encogerse no lo pone a prueba hasta el final de temporada), para luchar contra el crimen. La novia de Ray murió a manos de los hombres de Deathstroke y él no pudo hacer nada para evitarlo y Ray se juró que no volvería a pasarle algo así y por eso está construyendo su armadura ATOM. De entrada Ray considera a Arrow una amenaza y pone todos los medios a su alcance para detenerlo y llevarlo ante la justicia, pero más adelante descubre que Oliver es Arrow y cambia de opinión y acaba uniéndose a su equipo.

Thea entrega a Malcolm a la Liga y Oliver y Diggle van a Nanda Parbat a rescatarlo pero son capturados. Sorprendentemente R’as Al Ghul le ofrece a Oliver ser su sucesor, pero tras pensárselo Oliver lo rechaza y R’as Al Ghul les deja irse. R’as Al Ghul se hace pasar por Arrow y lo incrimina en varios asesinatos para poner a la ciudad en su contra y convencerlo así de que acepte su oferta, pero no funciona así que ataca a Thea en su casa, dejándola casi muerta. Oliver la lleva a Nanda Parbat para que R’as Al Ghul le devuelva la vida mediante el Pozo de Lázaro y a cambio acepta su oferta. R’as Al Ghul le lava el cerebro para que olvide su pasado y abrace la doctrina de la Liga, lo que parece surgir efecto, y como parte de su ascensión Oliver tiene que destruir Starling City con el virus Alfa-Omega, el mismo virus que él y Maseo tuvieron que recuperar en los flashbacks.

Parece ser que los fans de la serie criticaron negativamente esta temporada por considerarla demasiado oscura y yo me quedé alucinado al saberlo, porque a mí me pareció una temporada muy buena, tanto como cualquiera de las anteriores. Es verdad que tiene un tono oscuro por todo eso de la Liga de Asesinos, pero esto está sacado de los cómics de Batman, que es el justiciero oscuro por definición, y a mí me gusta ese tono. Personalmente no me pareció mal que Arrow se apropiara de una historia de Batman y ese tono oscuro le da un toque guay. También me ha gustado que metieran otros personajes de los cómics, como Wildcat y Ray Palmer.

Brandon Routh no tuvo mucha suerte con su película de Superman (que a mí me encantó, debo ser el único) y desde entonces no se había vuelto a oír hablar de él; es un alivio volver a verlo hacer de superhéroe y parece que con Atom le va mejor (sale en esta temporada de Arrow, en un par de capítulos de Flash, otro tanto en la 4ª de Arrow y luego en la serie de Legends of Tomorrow).
Otra cosa que mola es el crossover con Flash, algo esperado desde que se presentó a Barry Allen en la 2ª temporada de Arrow, aunque ahí aún no era Flash, y que ocurre con cada temporada (en el momento en el tiempo en el que me encuentro ya me he visto las dos primeras de Flash, la 4ª de Arrow, la 1ª de Legends of Tomorrow y la 1ª de Supergirl). Ya en la 4ª de Arrow los crossovers se complican, pues implica a Arrow, Flash y Legends of Tomorrow y en la 5ª de Arrow, que aún no he visto pero sé cosas, abarca estas tres series y a Supergirl, además del crossover entre Flash y Supergirl. Pero ya hablaremos de esto con cada una de estas series, que creo que me estoy yendo por las ramas.
Bueno, que en lo que a mí respecta la temporada ha estado genial y el final de temporada es espectacular.

lunes, 10 de abril de 2017

El intercambio Rhinemann, de Robert Ludlum

Finales de 1943.
Washington tiene un grave problema entre manos. Los giróscopos de sus aviones no funcionan y sin ellos los aviones no pueden orientarse a gran altura. Es de vital importancia sustituir esos giróscopos lo antes posible pues se ha programado un ataque aéreo sobre Alemania para varias semanas después y no puede aplazarse.
Por otro lado los nazis también tienen problemas. Se han quedado sin diamantes y sin ellos no pueden seguir fabricando munición para sus armas y Alemania no podrá hacer frente a los aliados.
Americanos y nazis buscan desesperados sus respectivos repuestos e irónicamente resulta que los únicos repuestos que existen de cada cosa está en manos del bando contrario, los americanos poseen los diamantes y los nazis tienen los giróscopos. Así que unos y otros deciden pactar una pequeña tregua, en el máximo secreto, para realizar dicho intercambio. El hombre encargado de ese intercambio es un judío alemán exiliado en Buenos Aires llamada Erich Rhinemann, fanático de su país como el que más. Washington envía allí al teniente coronel David Spaulding, que ha estado dirigiendo una red de espionaje en el norte de España para asegurar que los giróscopos que le dé Rhinemann sean auténticos y no pretenda engañarle. Spaulding solo sabe lo referente a los giróscopos y no le han dicho nada sobre los diamantes y cree que todo irá según lo planeado, pero ciertas personas no piensan permitir que ese intercambio tenga luar y Spaulding sufre varios intentos de asesinato por parte de hombres armados.

Este es el último libro de Robert Ludlum que me faltaba por leer de los que tengo en casa. El libro está bastante bien aunque no está entre mis favoritos, se deja leer, es del montón, vamos, pero en mi opinión le sobran bastantes páginas. Con trescientas y pico páginas era más que suficiente.

miércoles, 5 de abril de 2017

Relámpagos, de Dean Koontz

Laura Shane nació una noche de tormenta en la que se produjeron una gran cantidad de relámpagos, noche que todo el mundo recordaría años después. A lo largo de los años Laura tendrá que hacer frente a diversos peligros que amenazarán su vida, que superará gracias a su fuerza y su valor, y a la aparición de un misterioso desconocido que siempre llega a tiempo de salvarle la vida, y por el que no parecen pasar los años, pues todas las veces que aparece tiene el mismo aspecto, y Laura empieza a pensar en él como en su ángel de la guarda.
En un instituto secreto de la Alemania nazi unos científicos realizan experimentos con el control del tiempo y el espacio, permitiéndoles viajar al futuro. Su objetivo es cambiar la historia para que Hitler gane la guerra. En estos viajes al futuro uno de estos científicos llamado Stefan conoce a una niña llamada Laura Shane...

Este es para mí el mejor libro de Dean Koontz que he leído hasta la fecha, y eso que me he leído una docena por lo menos. Lo supe a las pocas páginas de empezarlo, a veces tengo ese pálpito cuando empiezo algún libro y con este no me equivoqué. Lo de los viajes en el tiempo es algo que siempre me ha chiflado, y esta novela es fabulosa. Al principio es todo bastante misterioso y con mucha intriga (sabes que va de viajes en el tiempo porque lo dice la sinopsis), no sabes quién es ese misterioso desconocido que siempre aparece a tiempo para salvar a Laura Shane y su historia no la conoces hasta la mitad del libro o así, pero por eso engancha tanto y te mantiene en vilo. Y cuando empiezas a conseguir respuestas, estas son alucinantes. La parte que trata sobre los viajes en el tiempo, las paradojas y todo eso está genial y mola un montón, y luego toda la historia de Laura, su infancia, las amenazas a su vida y cómo acaba convirtiéndose en una escritora de éxito, es muy buena, resulta ser un personaje muy interesante.
En resumen, una grandísima novela y muy recomendable.

lunes, 3 de abril de 2017

El atlas de las nubes, de David Mitchell

Tengo este libro en casa desde hace 5 años por lo menos, desde que salió la película, pero resulta que en la biblioteca tienen otro libro del mismo autor, “Relojes de hueso”, una novela que empieza normal pero que acaba adentrándose en lo postapocalíptico, que es muy buena y tal, así que antes de leerlo quise leer este, ya que llevaba demasiado tiempo en mi lista de pendientes y además me gusta leerme los libros en orden cronológico.
“El atlas de las nubes” está formado por seis historias que se entrecruzan entre sí, que van desde el siglo XIX hasta un futuro postapocalíptico. A mediados del siglo XIX el notario de California Adam Ewing viaja por los mares del Sur a bordo de la goleta Prophetess rumbo a Hawaii y anota en su diario todas las peripecias del viaje. En 1930 el joven músico Robert Frobisher consigue trabajo como amanuense de un anciano y reputado compositor. Entre las cosas del viejo encuentra el diario de Adam Ewing y Robert le escribe unas cartas a su amigo Rufus Sixsmith relatándole su experiencia.

En los años 70 la periodista Luisa Rey se ve inmersa en una conspiración que amenaza su vida relacionada con cierto reactor nuclear, a raíz de investigar el aparente suicidio de un científico llamado Rufus Sixsmith que escribió un demoledor informe en el que revelaba los verdaderos peligros de ese reactor nuclear, algo que ciertas personas influyentes no están dispuestas a permitir que salga a la luz. A manos de Luisa llegan las cartas de Frobisher a Sixsmith.
A principios del siglo XXI la lucha de Luisa Rey contra el lobby energético se convierte en un libro que alguien le envía a Timothy Cavendish, un viejo editor que no le hace mucho caso porque tiene sus propios problemas; ha sido recluido en contra de su voluntad en un asilo y busca la forma de escapar de allí. En un futuro lejano, las tribulaciones de Timothy Cavendish se convierten en una película que conmueve a Sonmi-451, una sirviente clonada que se rebela contra la esclavitud propia de su raza. Su testimonio en forma de holograma es tomado por las palabras de una diosa por Zachry y Merónima, habitantes de un Hawaii postapocalíptico.

El libro me ha gustado mucho. Me ha gustado la heterogeneidad de los relatos, que van desde una historia de aventuras en los mares del Sur, un thriller, un relato humorístico hasta un relato futurista y otro postapocalíptico, pero lo más interesante es la forma en que están estructurados los relatos. No termina el primero y luego pasa al siguiente, sino que deja cada uno a medias y luego pasa al siguiente, menos con el último relato que te lo cuenta de principio a fin y entonces retrocede a los relatos precedentes y te cuenta cómo termina cada uno, en orden decreciente (1-2-3-4-5-6-5-4-3-2-1). Me parece muy original. La película sin embargo no me gustó tanto. Casi tres horas de metraje y el montaje a veces resulta algo confuso, saltando todo el tiempo de una historia a otra. No me extraña que no funcionara.
Bien, espero poder leer pronto el de “Relojes de hueso”.