Buscar este blog

viernes, 23 de junio de 2017

Los servidores del crepúsculo, de Dean Koontz

Christine Scavello es una joven madre soltera de un niño de seis años llamado Joey, un niño divertido y mujy inteligente, quizás demasiado maduro para su edad. El encuentro casual con una anciana a la salida de un supermercado convertirá sus vidas en una pesadilla. Al principio la anciana se muestra amigable con el niño y le apuesta que puede adivinar el día de su nacimiento. Está segura de que nació el 24 de diciembre, pero cuando Joey y su madre le aseguran que nació el 2 de febrero la expresión de su cara cambia radicalmente y empieza a comportarse como una loca peligrosa. Increpa a Joey, le llama monstruo y le insiste a su madre de que debe morir.
Christine logra dejara atrás y trata de tranquilizar a su hijo. No vuelve a pensar en ella pero por la noche Joey le asegura haber visto a la vieja por la ventana de su habitación y a la mañana siguiente Christine descubre horrorizada que han sufrido un ataque por su parte.

Lo denuncia a la policía pero estos no parecen darle demasiada importancia y Christine contrata los servicios del detective privado Charlie Harrison, que de inmediato les pone protección.
La anciana se llama Grace Spivey y es la líder religiosa de una secta antisatánica llamada “La Iglesia del Crepúsculo”, con más de mil seguidores por todo el país. Es una firme creyente en el Advenimiento del Anticristo y su misión es identificarlo y matarlo antes de que alcance su máximo poder. Grace Spivey cree renconocer en el pequeño Joey al Anticristo y envía a sus seguidores más fieles a matarlo a él y a su madre, una y otra vez. Christine y Joey, con Charlie, se ven obligados a ocultarse en diferentes lugares y a mantenerse en constante movimiento, pero inexplicablemente la Spivey siempre parece dar con ellos, y la confrontación acaba siendo inevitable.

No tenía muchas expectativas puestas en este libro, pero ha acabado gustándome mucho. La premisa es muy interesante y la tensión se mantiene durante todo el libro, aunque las últimas 100 páginas se me hicieron algo largas, demasiadas páginas estirando la huida de los protagonistas por las montañas durante una fuerte nevada hasta la confrontación final. Además al final te quedas con la duda de si el niño es realmente el Anticristo o no. durante todo el libro está claro que Grace Spivey está chiflada y que Joey es un pobre niño inocente, pero al final se revelan ciertos hechos que te hacen dudar. ¿Podría serlo?

jueves, 22 de junio de 2017

Las arenas de Marte, de Arthur C. Clarke

Hace ya unos años que Marte es una colonia de la Tierra y los humanos que viven allí lo hacen en dos ciudades principales protegidas por sendas cúpulas, pues la atmósfera del planeta carece de oxígeno y es irrespirable. Allí los científicos trabajan en terraformar Marte y convertir la atmósfera en respirable para los colonos.
Martin Gibson, un famoso escritor de ciencia-ficción, acompaña a la tripulación de la Ares en dirección al planeta rojo, siendo el primer civil en hacer el trayecto Tierra-Marte. Su objetivo, documentarse y escribir varios artículos sobre la convivencia a bordo de la nave y la vida en la colonia marciana.

No conocía este libro de Arthur C. Clarke, pero lo vi en la biblioteca y me lo llevé a casa. Lo cierto es que no soy muy devoto de Clarke, prefiero antes a Asimov y a Heinlein, pero si me encuentro algún libro suyo no tengo ningún problema en leerlo (con este llevo tres este año).
“Las arenas de Marte” abarca unas 200 páginas y se lee fácil, aunque a ratos se me hizo algo lento, no sé si porque el libro es así o es cosa del estilo característico del autor (ya me pasó con “Cita con Rama”). Lo que si es muy interesante son las ideas científicas del libro, referentes a la terraformación de Marte, la producción de oxígeno y la flora del planeta, unas ideas con bastante sentido y muy realistas. Aunque hay algo que me chirría un poco: aquí hay colonias humanas en la Luna y en Marte, sin embargo el protagonista escribe sus artículos en una vieja máquina de escribir. ¿Es que no hay ordenadores?
En fin, una lectura amena y entretenida.

martes, 20 de junio de 2017

Darkfall, de Dean Koontz

Unas criaturas demoniacas están sembrando el terror en las calles de Nueva York. Los detectives de Homicidios Jack Dawson y su compañera Rebecca Chandler tienen entre manos hasta cuatro asesinatos de lo más extraños, las víctimas hallaron la muerte por lo que parecen ser mordiscos de animal, aparentemente de ratas. Todas las víctimas son miembros de la familia Carramazza, una poderosa familia de la Mafia que controla el tráfico de drogas en la ciudad. El responsable de estas muertes es el sacerdote vudú Baba Lavelle, que ha iniciado su venganza contra la familia Carramazza por haber matado a su hermano. Jack Dawson se ve inmerso en todo este asunto cuando las criaturas de Lavelle empiezan a acechar a sus propios hijos.

Leí este libro hace muchos años (sin contar esta última vez, se ha llevado de la biblioteca tres veces, dos en 2005 y otra en 2010, y creo que mi primera vez es una de las de 2005) y me pareció bastante malo. Sinceramente, una historia sobre vudú, criaturas demoniacas y un pozo que comunica con el Infierno no es algo para echar cohetes y está muy lejos de sus mejores obras. Además, que el protagonista sea un “hombre honrado”, lo que lo hace inmune a las artes oscuras de Lavelle, es de risa. Pero ahora que he vuelto a leerlo no me ha parecido tan malo. Sigue sin estar entre las joyas de la Corona y desprende un ligero aroma a historia de segunda clase, pero es entretenido y tiene algunos buenos momentos de terror. Pero no pasa de ahí.

lunes, 19 de junio de 2017

Alias. 5ª temporada

Al final de la 4ª temporada Vaughn le revelaba a Sidney que en realidad no se llamaba Vaughn y entonces otro coche chocaba brutalmente contra ellos. Acto seguido unos tipos vestidos de enfermeros se llevan a Vaughn e intentan matar a Sidney pero ella logra escapar. La CIA cree que Vaughn es en realidad un espía doble y que el accidente fue una extracción, pero Sidney no da crédito a lo que le están diciendo.
Gordon Deen, de Investigaciones Especiales, una especie de Asuntos Internos que está por encima de la APO, es quien está a cargo de la investigación y quien va tras Vaughn. Los tipos que se llevaron a Vaughn lo llevan a una sala de interrogatorios, le dan un paquete destinado a él que ellos interceptaron previamente que contiene una nota con un montón de números y quieren que se la descodifique, se refieren a él por su verdadero nombre André Michau, y le preguntan por un hombre llamado Lingman, pero él afirma no saber de quién le hablan, por lo que deciden sacárselo mediante tortura. Pero Vaughn logra escaparse de sus captores y se reúne de nuevo con Sidney, que tiene muchas preguntas en la cabeza, y él decide contarle la verdad.

Le confiesa que no se llama Michael Vaughn sino André Michau y que el hecho de que él se hiciera cargo de su caso cuando acudió a la CIA por lo del SD6 no fue una casualidad. Le habla de una mujer llamada Renné Rienne, que años atrás contactó con su padre, antes de que se uniera a la CIA, y le habló de algo llamado Profeta 5, la página de un libro de hace 500 años muy adelantado a su época, encriptada. Su padre, Lingman y otros criptólogos fueron reclutados para descifrarla, pero entonces empezaron a morir en extraños accidentes, así que Lingman decidió desaparecer para sobrevivir y el padre de Vaughn cambió de identidad.
Vaughn lleva años trabajando con Renné, tratando de dar con Lingman y ahora parece haber dado con él (de ahí la nota con el código numérico). Vaughn acude al punto de encuentro con Sidney y Lingman les da una pista de dónde podría encontrarse la página. Hacerse con ella no es tarea sencilla pero lo logran, pero en el intercambio con Lingman todo sale mal. Los tipos que secuestraron a Vaughn se presentan allí, matan a Lingman y disparan a Vaughn, hiriéndolo de gravedad. Y Gordon Deen también se presenta, revelándose como el malo y llevándose la página.

Vaughn es operado de urgencia y parece salir bien de la operación, pero inesperadamente entra en shock y fallece en su habitación del hospital. Cuatro meses más tarde Sidney da con el paradero de Renné y le pide ayuda para dar con los asesinos de Vaughn, aduciendo que si ella la ha localizado ellos no tardarán en hacerlo.
La organización que mató a Vaughn y de la que Gordon Deen forma parte también se llama Profeta 5, son unos fanáticos de la obra de Rambaldi y se han infiltrado en las distitnas agencias del Gobierno. Rachel Gibson, una experta en informática que trabaja para Gordon en una sección de Profeta 5 denominada La Cabaña, no tiene ni idea de que trabaja para los malos, creyendo estar trabajando para la CIA. A Sidney le recuerda su propio pasado cuando trabajaba en el SD6 y creía estar haciéndolo para la CIA, y cuando le cuenta la verdad el mundo de Rachel se viene abajo y Sidney la recluta para la APO.
Nadia, la hermana de Sidney e hija de Sloane, acabó infectada de un terrible virus en el final de la 4ª temporada, y le han inducido un coma ya que no existe remedio ninguno para ella. Mediante sus contactos, Gordon consigue que Sloane quede en libertad y se ofrece a darle la cura para Nadia si se convierte en su espía en la APO, y como prueba le da una pequeña dosis que permite que Nadia salga del coma temporalmente.

Al parecer a esta 5ª temporada de Alias no le fue tan bien como a las otras. La cosa empezó a flojear y la audiencia fue cayendo, así que la acabaron cancelando. A mí en general me gustó, muy en la línea de las anteriores, aunque alguna que otra cosa me pareció un poco surrealista, como que la gran obra de Rambaldi sea un artefacto que otorga la vida eterna, que choca con el tono de género de espionaje de la serie, o que en los últimos capítulos descubrimos que Vaughn está vivo, que Jack lo ayudó a fingir su muerte y que Sidney lo sabe desde el principio; esto se contradice con la reacción de Sidney, que lloró al saber que había muerto y luego buscó venganza contra sus asesinos.
Y como siempre pasa en estos casos, el final ha sido decepcionante. Para mí no ha estado a la altura, pudieron hacerlo mejor.

viernes, 9 de junio de 2017

The Flash. 1ª temporada

Esta es la adaptación televisiva del conocido superhéroe de la DC Comics, Barry Allen, el hombre más rápido del mundo que obtuvo sus poderes tras caerle encima un rayo junto con unos productos químicos. El personaje ya fue introducido en los capítulos 2x08 y 2x09 de Arros a modo de prólogo, aunque esos capítulos tienen lugar antes de que consiga sus poderes y en ellos ya se nos cuenta su historia.

Cuando Barry era niño vio cómo una especie de borrón amarillo, tras el que distinguió una silueta humana, mataba a su madre. De pronto se encontró a kilómetros de su casa y cuando consiguió regresar la policía ya se encontraba allí. Él les dijo lo que había visto pero no lo creyeron y arrestaron a su padre por el asesinato de su madre y lo condenaron a cadena perpetua. En la actrualidad Barry trabaja en la policía científica de Central City y dedica todos sus esfuerzos a tratar de probar la inocencia de su padre, por eso está interesado en los casos relacionados con metahumanos; él cree que el que mató a su madre era un metahumano y espera encontrarlo algún día y hacérselo pagar.

El piloto de la serie arranca tras el regreso de Barry de Starling City y nos muestra un poco cómo es la vida de Barry antes del accidente. Irónicamente Barry siempre llega tarde a todas partes y es algo lento (llega tarde porque dedica cada minuto de su tiempo libre a investigar el caso de su madre). Cuando su padre fue a prisión, Joe West, amigo de su padre y detective de Homicidios, se hizo cargo de Barry y lo crió como a un hijo. Joe tiene una hija, Iris, y Barry lleva toda la vida enamorado de ella, pero Iris solo lo ve como su mejor amigo y no tiene ni idea de los sentimientos que Barry alberga por ella.
Harrison Wells, director de los Laboratorios STAR, es el científico más prominente de Central City y va a poner en marcha su acelerador de partículas, lo que supondrá un antes y un después en lo que a la física cuántica se refiere, acontecimiento que ha paralizado a toda la ciudad y del que están pendientes todos los medios, algo que Barry no quiere perderse ya que es un gran admirador de Wells. Pero algo sale mal y el acelerador explota y una onda de materia oscura, partículas x y más cosas se extiende por la ciudad. Es esto, junto con el rayo que le cae encima, lo que le da a Barry sus poderes. Barry se pasa los siguientes nueve meses en coma y al despertar descubre que no se encuentra en el hospital sino en los Laboratorios STAR y allí el doctor Wells le cuenta lo que ocurrió.

Wells va ahora en silla de ruedas por el accidente, el Gobierno le cerró los laboratorios por considerarlos una amenaza para la seguridad y salud de la gente y su reputación está por los suelos y todo el mundo le echa la culpa de lo que pasó. Tras la explosión del acelerador únicamente siguen trabajando allí dos personas, Cisco Ramon, un físico bastante friki y la doctora biomolecular Caitlin Snow (que en los cómics es Killer Frost, pero parece que aquí no tiene sus poderes), una mujer frís y racional que casi nunca sonríe porque su prometido murió en la explosión del acelerador.
Ellos quieren hacerle pruebas pero Barry solo quiere salir de allí y encontrarse con Iris y Joe. A Barry le sienta como un tiro descubrir que Iris está saliendo con el compañero de Joe, el detective Eddie Thawne, al que Barry conoció antes de la explosión del acelerador, pero le promete no decírselo a Joe, ya que este se cabrearía si lo supiera.

Barry se percata de que algo extraño le está pasando: a veces el tiempo parece ralentizarse a su alrededor, su cuerpo vibra a gran velocidad y cuando empieza a correr se mueve rapidísimo, así que regresa a los Laboratorios STAR y alli le hacen pruebas para comprobar hasta qué punto es rápido, alcanzando fácilmente los 500 km/h. Barry descubre que no es el único afectado por la onda de materia oscura, que también afectó a muchas otras personas dándoles poderes, mayormente criminales, y tras pedirle consejo a Oliver Queen decide convertirse en justiciero y hacerles frente, dándole así un buen uso a sus recién descubiertos poderes, pues la policía no está preparada para hacerles frente.
Así que Cisco le diseña un traje a Barry, resistente al rozamiento y que soporte su velocidad, y con ayuda de Caitlin, Cisco y el doctor Wells se enfrenta a estos metahumanos. Joe descubre lo que Barry es capaz de hacer y no le parece bien que haga de justiciero, que eso es cosa de la policía, pero sabe que la policía no tiene medios para ocuparse de estos metahumanos y acaba aceptçandolo, pero solo le pide que no se lo cuente a Iris para mantenerla a salvo.

Iris, por su parte, está empezando a trabajar de periodista y comienza a prestarle atención a los rumores sobre un misterioso borrón y cree que hay un justiciero que protege a los ciudadanos de Central City, de modo que empieza a escribir un blog sobre él (de hecho es ella quien le pone el nombre de “The Flash”) y acaba convirtiéndose en la confidente de Flash, ignorando que se trata de su mejor amigo.
Pero Barry no solo deberá hacer frente a estos metahumanos sino a alguien mucho más peligroso: el asesino de su madre y al que Cisco se refiere como el Reverso de Flash, un velocista mucho más fuerte y rápido que Barry que vuelve a su vida para atormentarle.

Esta serie es una auténtica pasada. Yo soy muy de superhéroes y cómics, así que cuando supe que iban a hacer esta serie no cabía en mí de gozo, y cuando Barry salió en los capítulos de “Arrow” casi me da algo. A Grant Austin ya lo había visto en la 3ª temporada de “Glee”, haciendo de gay cabrón (por cierto, tiene muy buena voz) y no me imaginaba que él sería el elegido para interpretar a Barry Allen, pero lo cierto es que lo hace muy bien y el personaje le sienta como un guante. En los 90 ya hicieron una serie de Flash, pero no tuvo mucha suerte y solo duró una temporada (dato curioso: el que hace del padre de Barry es el Flash de los 90, y la directora de Laboratorios Mercury es la doctora que lo ayudaba con el manejo de sus poderes), pero con los efectos especiales de hoy día esta nueva versión se ha convertido en un increíble éxito para la cadena, la mejor serie de superhéroes del panorama televisivo actual.

Me ha gustado mucho la adaptación del accidente de Barry al siglo XXI, pasando del rayo y los productos químicos del cómics a la explosión del acelerador de partículas, que tiene mucho más sentido, que de paso sirve para explicar los poderes de algunos villanos clásicos de los cómics: el Mago del Clima, Grodd, Plastique, Pied Piper, Trickster (interpretado por Mark Hamill, quien por cierto también lo interpretó en la serie de los 90) o Firestorm, que no es un villano sino otro superhéroe.
Metahumanos aparte en la serie también aparecen algunos de los Rogue, que no tienen poderes pero sin enemigos clásicos de Flash: Leonard Snart (Capitán Cold), Mick Rory (Heatwave) y la hermana de Snart, Golden Glider. A Snart lo encarna Wentworth Miller, que está increíble y se apropia de la escena cada vez que aparece y curiosamente Mick Rory lo interpreta su hermano en la ficción Dominic Purcell.

Un dato curioso: los capítulos de Snart están co-escritos por Geoff Johns, el mejor escritor de cómics de la DC Comics y hablar de él es como hablar de Stan Lee en la Marvel. Geoff Johns es ahora misma el hombre más poderoso de la compañía y quien tiene la última palabra sobre las películas de la Justice League, es prácticamente Dios y él está muy implicado en esta serie. No digo más.
Yo me he leído muchos cómics de Flash y este Snart me parece muy distinto al de los cómics. Aquí el tío es como un Michael Scoffield del crímen. Es un ladrón al que nunca pillan porque lo planifica todo al detalle y la primera vez que le falla el plan es por culpa de Flash. En los cómics no es tan listo, es solo un criminal con una pistola de hielo (no la pistola en sí sino que dispara un rayo que lo congela todo). Eh, pero este Capitán Cold mola, de hecho mola tanto que acaba fichando por “Legends of Tomorrow”. Y luego están los crossovers con “Arrow”, que es otro aliciente. En realidad crossover hay uno por temporada y lo demás son cameos.

En el piloto Barry visita a Oliver Queen para pedirle consejo en eso de ser justiciero y luego, en el 1x04, Felicity va a visitar a Barry. Luego viene el crossover, en el 3x08 de Arrow Flash lo ayuda a pillar al Capitán Boomerang y en el 1x08 de Flash Arrow lo ayuda con un metahumano que vuelve furiosa a la gente y al propio Barry también le acaba afectando. En el 1x18 Atom y Felicity se dejan caer por Central City y en el 1x19 son Cisco y Joe los que viajan a Starling City y allí coinciden con Quentin Lance y Laurel. Mola un montón.
Por no hablar del Flash Reverso, la gran némesis de Flash, que es una gozada verlo en acción, y cuando conoces todo su plan (el asesinato de Nora Allen y lo que le sigue) te quedas alucinado. Aunque lo que ocurre con él en el final de temporada a mí me chirrió un poco.

(¡AVISO SPOILERS!)

El Flash Reverso es borrado de la existencia pero si nunca existió nada de lo que hizo pudo tener lugar, ni el asesinato de la madre de Barry, ni la explosión del acelerador de partículas ni muchas otras cosas; sin embargo nada ha cambiado y todos lo recuerdan. ¿Cómo es esto posible?

En resumen, que la serie mola un montón y es una pasada.

viernes, 2 de junio de 2017

Joan de Arcadia. 1ª y 2ª temporada

“Joan de Arcadia” es una serie de 2003 que duró dos temporadas y va de una chica de 16 años que habla con Dios (bueno, no es ella la que habla con Dios sino Dios quien habla con ella). Claro que esto ya se deduce del título, Joan de Arcadia, Juana de Arco…
El padre de Joan , Will (Joe Mantegna), es el nuevo jefe de policía de Arcadia, razón por la que toda la familia Girardi se trasladó a Arcadia cuatro meses atrás. Allí el índice de casos sin resolver es muy alto y su labor es descenderlo lo máximo posible. La madre de Joan, Helen (Mary Steenburgen) es profesora de arte en el instituto, y luego están los dos hermanos de Joan, Luke y Kevin. Luke (Michael Welch) tiene 15 años y es el típico empollón, y Kevin (Jason Ritter) es el hermano mayor. Kevin sufrió un accidente de coche y se quedó en silla de ruedas, y no tiene buena relación con sus padres porque son demasiado sobreprotectores con él y Kevin no quiere que lo traten de forma distinta a como era antes.

Pero la base de la serie es la relación de Joan (Amber Tamblyn) con Dios. Dios se presenta ante ella con un aspecto diferente cada vez (un punk adolescente, una niña, el jardinero, la conductora del autobús, etc) y básicamente le encarga una tarea. No le da ninguna explicación, solo que tiene que hacer lo que le dice y no es hasta el final del capítulo que descubrimos la finalidad de esa tarea. Por ejemplo, le pide que trabaje en una librería y eso lleva a que su hermano Kevin se anime a buscar empleo. O que se apunte a química avanzada y esto provoca una serie de acontecimientos que hace que su padre descubra la identidad de un pirómano, o que vaya al baile con el matón del instituto lo que impide que este haga una masacre escolar.

Vi esta serie por primera vez cuando la emitieron por Canal + y me gustó mucho. . me parecía muy divertida la relación de Joan con Dios, aunque también tenía su buena dosis de drama y la canción de la cabecera, “One of Us”, era muy buena y pegaba con la serie. Fue una pena que la cancelaran, cuando tenía muy buenas críticas e incluso ganó algún premio, y más aún con un final tan abierto y cuando mejor se ponía. Joan se topaba por fin con su némesis, un tipo llamado Ryan (Wenworth Miller) que en su día también hablaba con Dios pero se pasaba al Lado Oscuro y ahora se dedica a quemar iglesias y sinagogas. Pero resulta ser un pilar de la comunidad que le cae bien a todo el mundo y solo Joan sabe cómo es en realidad. Y descubríamos que todas las pruebas a las que Dios la sometió fue para prepararla para este enfrentamiento. Una lástima que nos quedáramos sin saber lo que podría haber pasado a continuación. Pero en fin, esto no quita que sea una muy buena serie.