Buscar este blog

viernes, 26 de mayo de 2017

2001: una Odisea espacial, de Arthur C. Clarke

Hace millones de años, cuando los homínidos aún no sabían utilizar herramientas ni habían descubierto el fuego, apareció un misterioso obelisco rectangular frente a unas cuevas. Poco después un grupo de homínidos aprendió a usar herramientas... En 2001 se encuentra un obelisco similar bajo la superficie de la Luna, de 3 millones de años de antigüedad y mientras es examinado por los científicos en el obelisco se activa una señal que es enviada a lo profundo del espacio. La señal es rastreada hasta Japeto, uno de los satélites de Saturno, y hasta allí envían una expedición para descubrir lo que se oculta en el satélite, pero durante el viaje el ordenador que controla la nave, HAL 9000, empieza a cometer errores, errores que pueden costarle la vida a los miembros de la tripulación.

Hace como un mes conseguí el de “3001: Odisea final”, el último libro de la serie, así que decidí volver a leer el primer libro para refrescar la memoria. El libro es corto, 230 páginas, pero se lee fácil, tiene buen ritmo y es entretenido, pero sobre el final opino lo mismo que la primera vez que lo leí, es muy surrealista y abstracto, muy confuso, y te quedas sin saber quién puso ahí los obeliscos. Es de esperar que en alguno de los siguientes se desvele algo de información.

Cita con Rama, de Arthur C. Clarke

2130.
Lo que parece ser un inmenso asteroide ha entrado en el Sistema Solar a una gran velocidad en dirección al Sol. Al ir acercándose se descubre que tiene forma de cilindro, unas dimensiones de 50 km de largo por 10 de ancho y que parece ser de origen artificial. Así que desde la Tierra envían a un grupo de expertos a Rama, nombre con el que han bautizado al objeto, para estudiarlo y recoger toda la información posible sobre lo que albergue en su interior y sus constructores, antes de que alcance el perihielio, momento en que cambiará de dirección.

Hace como un mes conseguí gratis el de “3001: Odisea final” de Arthur C. Clarke, el último de la serie (2001: Una Odisea espacial, 2010: Odisea Dos, 2061: Odisea Tres y 3001: Odisea final) y decidí volver a leer el de 2001 para refrescar la memoria. Este lo cogiera en la biblioteca por lo menos hace 15 años y por aquel entonces solo tenían dos libros del autor, ese y “La ciudad y las estrellas”. Ahora la buscarlo me encontré con que tenían otros dos libros más, este y “Las arenas de Marte”. “Cita con Rama” es uno de los grandes clásicos de la ciencia-ficción, premiado con el Hugo, el Locus y el Nébula entre otros, así que decidí leerlo en primer lugar.

La historia me ha parecido muy interesante, aunque al final te quedas sin saber quiénes son los ramanos ni de dónde provienen. No sé si es porque este ejemplar que me leí está en gallego (aunque soy gallego no suelo leer muy a menudo en mi idioma) o por el estilo carecterístico de Clarke, pero a veces el libro me ha parecido algo lento. A este libro le siguen otros tres y no descarto leerlos si soy capaz de dar con ellos.

miércoles, 24 de mayo de 2017

La última salida, de Federico Axat

Ted McKay está a punto de suicidarse cuando alguien empieza a tocar insistentemente el timbre de su casa. Así es incapaz de hacerlo y decide esperar a que la persona que está delante de su casa se marche, pero entronces ve sobre su escritorio una nota escrita de su puño y letra con el mensaje “Abre la puerta. Es tu última salida”, nota que no recuerda haber escrito. El timbre vuelve a sonar y Ted decide abrir la puerta y al otro lado encuentra a un desconocido llamado Lynch, que parece saber exactamente lo que Ted estaba a punto de hacer, y le hace una propuesta dificil de rechazar, que evitará que su familia sufra las terribles consecuencias de su suicidio.
Tras hacer lo que Lynch le pide Ted descubre que éste no fue totalmente sincero con él y que lo ha manmipulado en su propio beneficio, utilizándolo como un títere. Ted empieza a sufrir extraños deja vus y a no ser capaz de distinguir entre realidad y fantasía, llegando a dudar de su propia mente.

Soy un fan de Federico Axat desde que leí su primera novela, por eso no cupe en mí de gozo cuando vi esta su última novela en la biblioteca. Desgraciadamente el día anterior me había llevado a casa “Relojes de hueso” y “Azazel” y no era plan de paralizar su lectura para ponerme con el de Axat, así que tuve que esperar a terminar esos libros para llevármelo a casa. Por suerte nadie se me adelantó.
Las novelas de Federico Axat se caracterizan por un inesperado giro argumental en el tramo final que te deja con la boca abierta y un ritmo rápido que hace que no puedas parar de leer. En este caso los giros se producen casi desde el principio y no solo uno, sino que hay varios a lo largo de toda la novela, cada uno más alucinante que el anterior. Axat se supera con cada nueva novela y esta es sin duda la mejor de las que ha escrito. Altamente recomendable.

lunes, 22 de mayo de 2017

The Following. 3ª temporada (¡Ojo Spoilers!)

Esta 3ª temporada tiene lugar un año después de la 2ª. Joe va a ser ejecutado en un mes y Ryan no tiene pensado acudir porque considera a Joe un asunto zanjado, algo que forma parte de su pasado y en lo que no quiere pensar siquiera. Pero Ryan sueña muy a menudo con él, que son amigos, que beben juntos y que Joe le enseña a matar, y aunque no quiera admitirlo esto empieza a afectarle.
Mark Gray, el gemelo superviviente, se ha juntado con otros asesinos y pone en marcha su venganza contra Ryan por matar a su madre y a su hermano, recreando sus asesinatos y dejando el mensaje “Ryan Hardy miente” en el escenario del crimen, porque Mike asesinó a su madre a sangre fría y el FBI lo encubrió. Mark seguirá matando hasta que digan la verdad.
Jeff Clarke, amigo y superior de Ryan, fue quien autorizó la operación contra la madre de Mark. Mark y los suyos lo secuestran y le sacan una confesión que graban en video y hacen pública. Ryan da una rueda de prensa, desmintiéndolo, lo que cabrea a Mark, que toma represalias llevando a cabo una masacre en un cuartel de bomberos.

Kyle y Daisy, la pareja de asesinos que trabajan con Mark, trabajan también con otra persona sin que éste lo sepa, alguien que les da todos los recursos que necesitan para llevar a cabo los asesinatos. Esta persona resulta ser Strauss, el mentor de Joe, otro psicópata al que van a juzgar por secuestrar e intentar asesinar a una periodista y al propio Ryan, que busca socabar la credibilidad del FBI frente al jurado de su juicio. Strauss sale libre finalmente y se escapa y Ryan va a ver a Joe para que le ayude a dar con él.
En el 3x06 entra en escena el mejor estudiante de Strauss, su primer pupilo, Theo Noble, que pasa a ser el villano principal para el resto de la temporada. Theo es una fantasma, un asesino frío y letal del que no existe el más mínimo rastro. Strauss le pide ayuda para escapar y Theo lo mata por obligarle a salir a la luz. Y Ryan acude una vez más a Joe para que le cuente todo lo que sepa acerca del pupilo de Strauss.

En el día de su ejecución (3x10), Joe se amotina en la enfermería de la cárcel y toma varios rehenes y amenaza con matarlos si Ryan no va a verle. Ryan le confiesa a regañadientes los sueños que tiene con él y después de eso Joe libera a los rehenes y se entrega, pues ha visto en Ryan a su mejor y más fiel seguidor y no le importa morir porque vivirá en Ryan para siempre. El resto de los capítulos se centran en la caza de Theo y en la organización de Aliza, una oreganización secreta que se dedica a encubrir a asesinos en serie ricos y millonarios, a la que acude Theo para librarse de Ryan.


Resulta irónico que esta última temporada de “The Following” haya sido la que más me ha gustado. La serie tenía sus cosas buenas y sus cosas malas pero yo si empiezo a ver una serie lo hago hasta el final, aunque se les vaya de las manos. En la 1ª temporada, tras la fuga de Joe, la serie caía en picado y en la 2ª no me gustó nada que Joe se convirtiera en un líder religioso, con lo que molaba Edgar Allan Poe, y en esta 3ª temporada estaba claro que el personaje ya no daba para más. Primero se escaba de la cárcel, luego finge su muerte y al final lo capturan y de vuelta a la cárcel, si aquí volviera a escaparse habría sido un cachondeo. Joe Carroll ya estaba exprimido al máximo y no cabía otro final para él que el que se produce en esta temporada. Aunque Joe aún se guarda un as en la manga y el 3x10 es sin duda el mejor capítulo de la temporada. Me encanta que, pese a todo por lo que han pasado, Ryan acabe reconociendo que él y Joe son amigos e incluso acaba salvándole la vida. Lo que me ha parecido una gran cagada es el final de la serie, que más abierto no podía ser. Como final de temporada sería perfecto pero como final de serie es una gran decepción, todo un chasco, como suele suceder en estos casos.
Bueno, se acabó lo que se daba, ahora a otra cosa.

jueves, 18 de mayo de 2017

Único superviviente, de Dean Koontz

Joe Carpenter pierde a su mujer y a sus dos hijas en un accidente de avión. Un año después sigue amargado y deprimido, pero en el cementerio conoce a una mujer, Rose, que dice ser superviviente del accidente. La mujer desaparece perseguida por unos hombres armados que pretenden matarla. Con la débil esperanza de que su familia también haya logrado sobrevivir de alguna forma, Joe inicia una investigación para averiguar lo que realmente ocurrió en aquel fatídico vuelo, y descubre horrorizado que en realidad no fue un accidente, sino algo premeditado. ¿Pero con qué fin?

La miniserie de este libro fue el primer contacto que tuve con el universo de Dean Koontz y me gustó mucho, así que cuando encontré el libro no lo dudé (por aquel entonces aún se vendían sus libros en las librerías). “Único superviviente” me parece uno de los mejores libros de Dean Koontz, un thriller repleto de acción, peligro y una terrible conspiración tras la que se oculta una escalofriante verdad, y cuando llega el momento de las explicaciones te quedas boquiabierto porque es algo que jamás se te habría pasado por la cabeza. Un libro estupendo.

martes, 16 de mayo de 2017

Tictac, de Dean Koontz

Tommy Phan, un norteamericano de origen vietnamita autor de novelas policiacas, se encuentra un día una muñeca de trapo con los ojos, la boca y el corazón cosidos en la puerta de su casa. Se la lleva a su despacho y la pone sobre la mesa, mientras repasa la última aventura de su detective, Chip Nguyen. En un momento dado va al baño y al volver descubre que en la pantalla de su ordenador está escrita la frase "EL PLAZO EXPIRA AL AMANECER". Poco después, las costuras de la muñeca se rasgan y de su interior sale un horrible monstruo que quiere matarlo. Tommy inicia entonces una espectacular huida para conservar su vida, a la vez que se pregunta por qué el ser lo ha elegido a él como objetivo y quién se lo ha enviado. En su lucha contra el monstruo, Tommy contará con la ayuda de una atractiva y excéntrica camarera.

Leí este libro hace muchos años y entonces me pareció bastante mediocre. Más simple no podía ser, un tío perseguido por un monstruo de vudú. Estaba muy lejos de sus mejores libros y lo único que valía la pena eran los diálogos entre Tommy y Del. Ahora que he vuelto a leerlo no me parece tan malo. Sigue siendo una trama muy simple y sale perdiendo si se lo compara con las obras más destacadas de Koontz, pero como novela de terror cumple su función. Tiene su buena dosis de terror y tensión y también bastante humor, algo que choca en una novela de terror, pero lo mejor de todo sigue siendo el personaje de Del, excéntrica a más no poder.

lunes, 15 de mayo de 2017

La revocación, de Michael Connelly

Tras casi 25 años en prisión por el asesinato de una niña de 12 años, Jason Jessup es declarado inocente tras la aparición de nuevas pruebas de ADN que lo exculpan. La Fiscalía está convencida de que es culpable y le encarga a Mickey Haller la revisión del caso. Mickey es abogado defensor y nunca ha ejercido de fiscal, pero el fiscal del distrito lo quiere a él porque necesita que el caso lo lleve un abogado independiente de la Fiscalía y porque él es un reputado abogado penalista. Mickey acepta y llevará el caso con ayuda de su ex-mujer Maggie, que sí es fiscal, y contrata a Harry Bosch para que se ocupe de la investigación policial.

Hace exactamente tres años que me compré este libro así que pensé que ya iba siendo hora de leerlo. “La revocación” es la tercera entrega de la serie de Michael Haller y como en la anterior comparte protagonismo con Harry Bosch (si eres fan de Connelly ya lo sabrás y si no ya te lo digo yo, Haller y Bosch son hermanastros). El libro es una mezcla de thriller judicial y novela policiaca y está estructurado de forma bastante interesante: alterna los capítulos narrados en 1ª persona por Michael Haller, centrados en el aspecto judicial del caso con los narrados en 3ª persona por Ḧarry Bosch, centrados en la investigación policial. A mí me encantan ambos géneros y Connelly es mi autor favorito de novelas policiacas. El libro engancha y se lee fácilmente y tiene un desenlace inesperado y sorprendente. Connelly es un gran autor de novelas policiacas y aquí demuestra que el thriller judicial tampoco se le da mal. Cuidado, John Grisham.

viernes, 12 de mayo de 2017

Relojes de hueso, de David Mitchell

“Relojes de hueso” es una novela de David Mitchell, autor de “El atlas de las nubes”, finalista del Man Booker y galardonada con el World Fantasy Award. La tenían en la biblioteca y el bibliotecario me la recomendó porque sabe que me gusta el género fantástico, pero pospuse su lectura hasta haber leído antes “El atlas de las nubes”, que llevaba más tiempo en mi lista de pendientes.
La novela transcurre a lo largo de 60 años, desde 1984 hasta el 2043 y está dividida en seis partes (1984, 1991, 2004, 2015, 2025 y 2043), en cada una de las cuales se nos dice qué ha sido de la protagonista en esos años, Holly Sykes, que al principio de la historia es una adolescente de 16 años. Menos la primera y la última, que están narradas por la propia Holly, el resto están narradas por personas cercanas a ella.

Al principio de esta historia Holly Sykes tiene 16 años y sale con un chico de 24. su madre lo descubre y tienen una bronca monumental tras la que su madre le da una bofetada, y después de eso Holly decide irse de casa. Holly se dirige a casa de su novio para pedirle que le deje quedarse unos días con él, pero lo sorprende en la cama con su mejor amiga y después de eso no sabe qué hacer, lo único que sabe es que no puede volver a casa y darle la razón a su madre, pues siempre estaría recordándoselo.

Cuando era niña Holly tenía visiones e incluso una amiga imaginaria, la señorita Constantin, pero tras llevarla sus padres a terapia éstas desaparecieron, incluyendo su amiga imaginaria. Pero vagando por las calles se encuentra con una extraña mujer llamada Esther Little que le pide “asilo”, sea lo que sea eso. Holly le dice que sí y tras ese encuentro las visiones vuelven más intensas que nunca. Holly consigue trabajo en una granja recogiendo fresas pero solo pasa allí unos pocos días, pues su amigo Ed se presenta para decirle que su hermano pequeño ha desaparecido y la policía cree que ha podido irse con ella; por eso a Holly no le queda más remedio que regresar a casa y explicar a sus padres y a la policía que no sabe dónde está su hermano. Pasarán décadas hasta que Holly sepa qué le ocurrió a su hermano.

De entrada esta parece una novela normal y corriente, con personajes realistas y sus dramas familiares, amistades, romances y traiciones, pero de pronto te mete escenas de fantasía en medio que resultan un poco confusas. No es hasta las últimas 200 páginas que se explica completamente de qué va esta trama fantástica, pero mientras, cada vez que hay una de estas escenas el lector se queda bastante desconcertado porque apenas le da información de lo que está pasando. Pero una vez se dan las explicaciones pertinentes todo lo ocurrido en el libro cobra sentido. El libro me ha gustado mucho. No sabía qué iba a encontrarme cuando empecé a leerlo pero el resultado ha sido muy satisfactorio. En ciertos aspectos me ha recordado a “El atlas de las nubes”, por los saltos en el tiempo y el tono tan distinto entre cada parte. La trama fantástica me ha parecido genial, un poco loca pero genial, y una vez llegan las explicaciones se te pasa volando. Personalmente me gustó mucho la última parte, que actúa a modo de epílogo, que nos presenta un mundo sin petróleo, electricidad ni Internet y donde el dinero no tiene valor alguno.
Es una novela absolutamente recomendable.

martes, 9 de mayo de 2017

Constantine. Temporada única

“Constantine” es la adaptación del personaje de DC Comics John Constantine, una especia de hechicero-exorcista y “maestro en las artes oscuras”, que tiene bastante de antihéroe, es un tipo bastante egocéntrico y socarrón y con un sentido de humor bastante ácido. En el momento en el que lo conocemos Constantine se halla interno en un psiquiátrico por propia voluntad. El motivo, un demonio poseyó a una niña y él no pudo hacer nada para salvarla y su alma fue condenada al Infierno, y por ello la propia alma de John también. Estando allí otra paciente sufre una posesión y le transmite un mensaje, “Liv va a morir”. Constantine conoció al padre de Liv Aberdine, Jaspers Winters, una medium muy poderoso que trató de enseñarle y Constantine le prometió que cuidaría de su hija.

Un demonio va tras ella así que Constantine abandona el psiquiátrico y con su amigo Chas va en busca de Liv para protegerla. Chas es su amigo más antiguo, conduce un viejo taxi y posee cierta habilidad sobrenatural para la supervivencia: siempre que lo matan, resucita (el origen de este poder no lo conoceremos hasta el 1x10). Liv creía que su padre había muerto antes de su nacimiento y Constantine le dice que murió hace un año y que le prometió que cuidaría de ella. Le da un medallón que pertenecía a Jaspers y al tocarlo le permite ver lo que veía su padre, los espíritus que los rondan, demonios y demás.

Liv flipa en colores, ya que no creía en nada de eso y pensaba que Constantine era un pirado, y éste la lleva a la vieja cabaña de Jaspers, una cabaña que es más grande por dentro que por fuera, donde su padre guardaba un montón de chismes mágicos, libros de hechizos y tal, y Constantine le habla un poco de él y de sí mismo.
Constantine urde un plan para atraer al demonio y matarlo, utilizándola a ella de cebo, y tras lograrlo ella quiere unirse a él para ayudar a la gente con las cosas sobrenaturales, pero a Constantine no le van los actos heroicos y prefiere trabajar solo, así que se las ingenia para mostrarle a Liv la crudeza del mundo en el que él se mueve, asustándola de tal forma que se le quitan las ganas de dedicarse a lo sobrenatural. Así que se largo pero antes el devuelve a Constantine el medallón de su padre y le envía el mapa que Jaspers estaba haciendo, marcado con los lugares donde iban a producirse sucesos sobrenaturales y que dejó a medias, el cual ella ha terminado.

A todo esto, un ángel llamado Manny (un ángel negro) se presenta ante Constantine y le dice que se está acercando la Oscuridad Creciente, que está inclinando la balanza hacia las Tinieblas y le pide que le ayude a hacerle frente. Constantine lo envía al cuerno, ya que su alma está condenada al Infierno y nada puede cambiar eso y Manny le replica que precisamente porque su alma está condenada al Infierno debería hacer todo el bien posible, y le insinúa que si lo hace podría salvarse del Fuego Eterno. Así que cuando Liv le envía el mapa sobrenatural Constantine acepta luchar contra la Oscuridad Creciente y guiándose por él va de pueblo en pueblo enfrentándose a demonios, fantasmas y objetos malditos de todo tipo.

Pero Constantine no contará únicamente con la ayuda de Chas. En el 1x02, en un pueblo de Pennsylvania, conoce a una chica llamada Zed Martin, una especie de clarividente que lleva semanas soñando con Constantine y plasmando estas visiones en dibujos, aunque no sabe quién es John. Zed cree que su destino está ligado al de Constantine y quiere ayudarle, pero él le da largas y trata de darle esquinazo. Aunque el don de Zed le resulta de gran utilidad en su misión actual y al final acepta a regañadientes que se úna a él en su cruzada y ayudarla a dominar sus poderes. Más adelante, en el 1x05, Constantine conoce a Jim Corrigan, inspector de Homicidios de Nueva Orleans que se topa con un fantasma asesino; John lo reculta y Corrigan se convierte en su contacto en la policía.
Además su camino se cruza con el de Papa Medianoche, un brujo vudú enemigo suyo que intenta matarlo en varias ocasiones (aunque en otras se ven obligados a trabajar juntos) y Félix Faust, otro brujo muy poderoso y peligroso, y descubre quién está detrás de la Oscuridad Creciente.

Esta serie la cancelaron tras una sola temporada y para mí fue una muy mala noticia, porque le dejaban un final abierto y porque la serie me parecía muy buena. El género sobrenatural es uno de mis favoritos y yo me he leído varios cómcis de John Constantine, al Justice League Dark y tal, y esta me ha parecido una estupenda adaptación del personaje, además el actor que lo interpreta lo clava.
He disfrutado mucho con los guiños a los cómics, el casco del Doctor Destino, el demonio Nergal, Papa Medianoche, Felix Faust y Jim Corrigan, alias “The Spectre”. Estoy seguro de que si no la hubieran cancelado habríamos visto cómo Corrigan se convertía en “The Spectre”, y eso habría molado mucho.
En fin, una lástima. Al menos podemos volver a ver a Constantine en un capítulo de la 4ª temporada de Arrow.

jueves, 4 de mayo de 2017

The Blacklist. 2ª temporada (¡ojo Spoilers!)

Los primeros capítulos de esta temporada se centran en la guerra entre Red y Berlín, el hombre que ha estado saboteando sus negocios y que contrató a Tom para que se acercara a Liz, y que está llevando su venganza contra Red porque cree que él mató a su hija. Berlín secuestra a la ex-mujer de Red y le informa de que se la enviará pieza a pieza, igual que él hizo con su hija. Red le asegura que no fue él pero Berlín no le cree y Red consigue liberar a su ex-mujer tras devolverle a Berlín todo su dinero.
Liz, por su parte, tiene a Tom escondido en un barco, encadenado, sin que nadie lo sepa, para sacarle información sobre Berlín. Red da con una mujer joven a la que suponemos es su hija pero ella no sabe quién es él, pero finalmente resulta que no es su hija sino la de Berlín, que está viva, y Red se la entrega para poner fin a su malentendido.

Alguien le hizo creer a Berlín que Red había matado a su hija y este le habla de alguien que se hace llamar el diciembrista, y ambos únen fuerzas para dar con él. El diciembrista resulta ser Alan Finch (Alan Alda), el subsecretario de Inteligencia y hombre al que Red conoce muy bien. Finch es miembro de un poderoso grupo llamado la Camarilla, inflitrado en los puestos más influyentes del Gobierno y las agencias de Inteligencia y prácticamente intocable. Red tenía una tregua con ellos debido a que tenía en su poder cierta información comprometedora, pero Finch engañó a Berlín para que se deshiciera de Red por ellos.
Los dos se ocupan de él y una vez zanjado el asunto de Berlín la Camarilla se convierte en el principal enemigo a batir por Red y descubrimos el misterio de la relación entre Red y Liz, el motivo de que haya estado vigilándola y protegiéndola durante toda su vida.


Al final de la 1ª temporada se nos insinuaba que Red podía ser el padre de Liz, aunque le había dicho a ella que no lo era. Finalmente se nos confirma que no lo es, pero sí fue el responsable de lo que ocurrió aquella noche en casa de los padres de Liz (los tipos armados, el incendio, el disparo) y el motivo es algo llamado Fulcrum, unos archivos con esa información comprometedora sobre los miembros de la Camarilla. Red le dio el Fulcrum a los padres de Liz para que se lo guardaran (que, por cierto, eran ex-agentes del KGB), pero los de la Camarilla lo descubrieron y pasó lo que pasó. Todo este tiempo Red ha hecho creer a la Camarilla que tenía el Fulcrum en su poder, pero ellos descubrieron que no era así y por eso fueron contra él. Solo hay una persona que sabe dónde está el Fulcrum y esa es Liz, por eso Red siempre la ha estado vigilando. Ella lo ignora pero aquella noche siendo niña vio dónde era escondido el Fulcrum, así que el plan de Red es despertar ese recuerdo reprimido, encontrar el Fulcrum y sacarlo a la luz para acabar con la Camarilla.

Mientras tanto, un policía del puerto descubre a Tom en el barco y este lo mata para proteger a Liz. Un inspector de Homicidios empieza a husmear y pone a Liz contra la espada y la pared, y la única forma de exonerarla es que Red encuentre a Tom y que este se entregue. Y en el acto final la Camarilla hace su movimiento contra Liz, acusándola de ser una espía rusa e incriminándola de asesinar a un senador.

Esta 2ª temporada es tan alucinante como la 1ª y el ritmo igualmente trepidante. El final de temporada de la 1ª dejaba algunos enigmas en el aire: ¿es Red el padre de Liz? (él le dijo que no pero en su cuerpo están las quemaduras del incendio), el misterio de la relación de Liz y Red y lo de la foto de la hija de Berlín, y aquí por fin se resuelven. Lo de Berlín me ha parecido bastante curioso, en la 1ª temporada él era el gran enemigo de Red, el hombre que le estaba jodiendo los negocios y complicándole la vida, pero en esta 2ª temporada su trama se despacha en unos pocos capítulos. Esto me decepcionó un poco ya que pensaba que Berlín sería un personaje fijo en la serie, pero lo cierto es que una vez descubierta la verdad sobre su hija, el personaje ya no daba para más.
Lo que también me sorprendió fue que la Camarilla se convirtiera en el enemigo principal, cuando en la 1ª temporada su trama era secundaria. Y el final de temporada es de traca, como no podía ser de otra manera. Esta es una de esas series que te ves 3 o 4 capítulos seguidos y te sabe a poco. Es muy absorbente y tiene un ritmo que no te deja respirar. Indispensable para cualquier adicto a las series, palabra.