Buscar este blog

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Casas sin puertas, de Peter Straub

Este libro de Peter Straub está formado por 6 relatos, que son los siguientes:


1. La rosa azul
Un niño encuentra un viejo libro de hipnotismo en el desván entre las cosas de su madre, y decide probarlo con su hermano pequeño, pero el experimento acaba teniendo terribles consecuencias.


2. El enebro
Un niño va al cine y un hombre empieza a hacerle tocamientos.


3. Guía sucinta de la ciudad
El narrador nos muestra los lugares más destacados de su ciudad.


4. El cazador de búfalos
Para no tener que pasar las fiestas de Pascua y Navidad con sus padres, Bob Bunting se inventa una novia suiza llamada Veronica que lo tiene muy ocupado y en su trabajo también les hace creer a sus compañeros que sale con ella, pero Bob no sale con nadie desde el instituto y dedica todo su tiempo libre a estar tirado en su cama leyendo, algo que lo absorbe tanto q ue se olvida de comer, dormir e incluso de ir a trabajo.


5. Algo de muerte, algo de fuego
Un coche utilizado en el número de un payaso en el circo parece tener algo de sobrenatural.


6. La diosa de Esswood House
Esswood House es una mansión que a lo largo de los últimos siglos ha hospedado a algunos de los autores más destacados de su época, que en agradecimiento donaron copias únicas de sus obras a la biblioteca de Esswood House, convirtiéndola en una de las más prestigiosas de Inglaterra. Todos los años los administradores de Esswood House reciben cientos de peticiones de estudiantes y académicos que solicitan tener acceso a su biblioteca, pero estos solo admiten uno o dos becarios al año.
William Standish consigue que lo admitan durante tres semanas para escribir su tesis sobre su abuela, que hace cien años escribió unos libros de poemas y se hospedó hasta en dos ocasiones en Esswood House. Una vez allí William encuentra un lugar lúgubre y casi abandonado a excepción de sus dos administradores, que son dos muy desconcertantes. En el pueblo escucha extraños rumores sobre Esswood House y por la noche tiene horribles pesadillas y percibe sonidos inexplicables.



Según las notas de Peter Straub del final del libro, los dos primeros relatos guardan relación con su novela “Koko”. Yo aún no la he leído, así que solo he reconocido la relación con el primer relato, ya que se mencionan a varios de los personajes de dicha novela y el niño protagonista es uno de los personajes principales de ella (no diré más para no entrar en spoilers).
El primer relato parece bastante normal, nada del otro mundo, el niño que hipnotiza a su hermano pequeño y lo obliga a hacer todo tipo de cosas (ponerlo rígido como una tabla, pincharlo con una aguja sin que se inmute, despertar recuerdos reprimidos, etc.), pero entonces, en el tramo final ocurre algo que no te esperas, algo muy fuerte que te deja con el rostro desencajado.

El segundo relato es bastante perturbador. El niño que va al cine y allí conoce a un hombre bastante simpático que se sienta a su lado y habla con él y le coge la manita y le obliga a hacerle cosas. Tiene solo siete años y no entiende realmente lo que está haciendo, pero la situación es bastante chocante.
El tercer relato no me ha dicho gran cosa. Es simplemente el narrador mostrándonos los edificios más importantes de su ciudad, el caso de un asesino en serie que pulula por allí y tal. Me recordó un poco al principio de “La tienda”. Es únicamente entretenido y no tiene mayor relevancia. El cuarto relato no me gustó nada. Es lento y demasiado largo, unas 100 páginas, que se hacen pesadas, y no cuenta nada de gran interés. Básicamente el tipo se pasa todo el día leyendo y se olvida de comer y de ir a trabajar. Eso lo entiendo porque yo prefiero estar leyendo a salir de casa, pero le dedica un montón de páginas a hablar de biberones. ¡Biberones! Qué tontería. Creo que no hacen falta 100 páginas para contar esto.

El quinto relato sabe bastante a poco. Son apenas cinco páginas y solo nos habla muy por encima del coche de payaso sobrenatural y en qué consiste el número. No profundiza demasiado en el tema. El último relato es casi una novela corta (130 páginas) y es sin duda mi favorito, recuerda mucho a los relatos clásicos de terror gótico del siglo XIX, aunque el final es muy loco. Parece que a Peter Straub se le fue un poco la cabeza.
Mis favoritos son el 1, 2 y 6.



No hay comentarios:

Publicar un comentario