Buscar este blog

jueves, 9 de marzo de 2017

Revival, de Stephen King

1962. 
Jamie Morton tiene seis años y juega en el jardín de su casa con sus soldados de juguete cuando una sombra se yergue  sobre él. La sombra pertenece al nuevo y joven pastor de Harlow, el reveendo Charles Jacobs, y Jamie mantendrá con él una estrecha amistad durante los tres siguientes años. Jacobs enseñará la catequesis a los niños mediante juegos didácticos y sobretodo con sus experimentos con la electricidad, afición que ocupa casi todo su tiempo libre y que parece obsesionarlo. 
Pero tras sufrir una terrible tragedia personal el reverendo Jacobs renegará de Dios y de la religión, causando que lo despidan, y Jamie no volverá a encontrarse con él hasta varias décadas después. 

De adulto Jamie se gana la vida tocando la guitarra en grupos de rock e segunda y ha caído en la droga. En 1992 Jamie acude a una feria en busca de droga y allí encuentra a Charlie Jacobs, que ahora se hace llamar Dan, convertido en un charlatán que realiza retratos con relámpagos. Los dos se ponen al día y Jacobs se ofrece a curarlo de su drogadicción con uno de sus experimentos eléctricos, igual que cuando era reverendo en Harlow le devolvió la voz al hermano de Jamie, Connie, después de recibir un golpe en la garganta. Jamie acepta y se somete a él, y tras haberlo curado se queda unos días con él, haciendo de su ayudante, pero luego Jacobs desaparece sin dejar rastro y Jamie no vuelve a tener noticias suyas hasta el 2008. Jacobs se ha convertido en todo un personaje mediático y es conocido en todo el país, un predicador que realiza auténticos milagros de curación al que acuden cientos de personas en cada una de sus funciones. Pero Jamie sabe que Jacobs no ha vuelto a creer en Dios y la religión, que es todo un embaucador y que no se dedica a curar a la gente por amor al arte, sino que estas curaciones forman parte de los experimentos que lleva realizando desde que lo conoce, con lo que él llama la "electricidad secreta". 

Jamie no sabe cuál es el propósito de estos experimentos pero le da el cuerpo que no debe ser algo bueno, pues muchas de estas personas "curadas" han desarrollado algunos efectos secudarios bastante espeluznantes, acabando internados e pisquiátricos e incluso quitándose la vida; él mismo sufrió algunos efectos secundarios tras su curación, aunque fueron temporales. Por eso le suplica que termine con ellas de una vez. 
Jamie tiene noticias de Jacobs una última vez más en 2014, cuando el reverendo lo llama para informarle de que va a iniciar su experimento final y que necesita su ayuda para ponerlo en marcha. Jamie se resiste pero acaba aceptando, porque por muy terrible que sea lo que Jacobs se trae entre manos, él siente curiosidad y necesita saber. 

Hacía más de un año que no leía nada de King (el último fue Mr. Mercedes, a principios de 2016) y ya estaba notando el mono. Tenía muchas ganas de leer este libro pero preferí esperar a que saliera en bolsillo. Sé que salió hace meses pero entonces no estaba en disposición de hacerme con él. Esto cambió este mes y fuí de cabeza a por él. 
La opinión de los fans al respecto de la novela ha sido bastante dispar, a algunos les ha encantado y otros no pudieron con ella. Yo soy del primer grupo, la novela me ha parecido fantástica. De entrada parecía una historia normal y corriente, la infancia del protagonista y su relación con el reverendo, su entrada en la edad adulta, su experiencia con las drogas y su relación con la música. Pero luego empieza a introducir situaciones de terror paulatinamente que te ponen en alerta, y el desenlace de la novela es sin duda uno de los más terroríficos de toda su obra. Claro que leyendo la dedicatoria ya te puedes imaginar por dónde iban a ir los tiros. Yo me imaginaba que el final estaría relacionado con la esposa de Jacobs, pero de lo que imaginé a lo que ocurrió tampoco hubo demasiada diferencia. 
Para que luego digan que King ya no puede sorprendernos. Sin duda una gran novela y por lo que a mí respecta, muy recomendable. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada