Buscar este blog

lunes, 18 de abril de 2011

La Caída de los Gigantes, de Ken Follett

Me compré el libro cuando salió, hace unos siete u ocho meses, pero no me animé a leerlo hasta ahora. ¿Por qué? Bueno, por una de mis manías a la hora de leer: no puedo leer dos libros seguidos de más de mil páginas porque me revienta la cabeza, se me hace muy pesado. Cuando lo compré estaba leyendo Tormente de Espadas (1140 páginas) y luego en enero La Cúpula (1130 páginas), aunque en este caso Stephen King va siempre en primer lugar.
Otra de las razones fue la historia: cinco familias durante la Primera Guerra Mundial, lo cual significa muchísimos personajes con sus tramas correspondientes, lo cual me echaba un poco para atrás. Pero empecé a echarle un vistazo a algunas partes del libro y al final me decidí.
El veredicto es favorable.
El libro es muy bueno y aparte de las tramas en que se ven envueltos los personajes, te lo explica todo sobre la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa.
Las primeras 300 páginas están dedicadas a la antesala de la guerra, te explica todas las decisiones y situaciones que llevaron a los países implicados a declararse la guerra. No me cuesta nada reconocer que yo era un completo ignorante en lo que a esta guerra se refería (no sabía por qué se produjo, quién estaba en guerra contra quién ni quién acabó ganando), y ese es un punto a favor del libro, que te da mucha información.
La segunda parte del libro, la que trata sobre la guerra en sí, es un poco densa, ya que es todo guerra, guerra, guerra, con incursiones, infiltraciones y muchas muertes, pero como hay al menos un personaje principal en cada bando, te proporciona varios puntos de vista del conflicto, y enseguida se pone interesante.
Es curioso, ya que en los libros de Ken Follett enseguida identificas al malo. en este, en cambio, no hay. cada bando tiene personajes buenos con sus propios dramas personales, y cuesta distinguir cuál es el país que está actuando incorrectamente.
Todos los personajes me gustan y tienen historias muy interesantes y absorbentes, aunque hay uno en concreto que me resulta un tanto antipático: el conde Fritzherbert, y por un sólo hecho. Deja preñada a Ethel y luego le da la patada.
Mi personaje favorito es Billy Williams, supongo que porque el libro arranca con él, además representa a la clase obrera, en concreto a los mineros, que son tratados casi como esclavos y que apenas tienen derechos.
Aunque también me gusta mucho la historia de amor entre Lady Maud y Walter, ya que ella es inglesa y él alemán, y como sus países son enemigos en la guerra, deben mantener su relación en secreto.
Al final, tras la guerra, hay una especie de epílogo donde se nos cuenta qué es de cada uno de los personajes principales. Algunos tienen un final cerrado mientras otros quedan en suspenso. Personalmente no puedo esperar a leer el siguiente libro de la trilogía y saber qué ha sido de estos compañeros de viaje, ya que en la Segunda Guerra Mundial la mayoría de ellos aún estarán vivos.

1 comentario:

  1. Tengo muchas ganas de leer este libro, pero al ser semejante tocho me impone bastante. A ver si próximamente puedo hincarle el diente, que por lo que cuentas y me han contado parece bastante interesante. ^^

    ResponderEliminar