Buscar este blog

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Stargate SG-1. 9ª temporada


De todas las temporadas que llevo visto de la serie, ésta es la primera que me ha gustado casi entera, porque se ha acabado con los goa'ulds por fin, aunque aún queda Baal pululando por ahí (ocho temporadas son muchas temporadas para alargar una sola trama) y son sustituidos por un nuevo enemigo, mucho más peligroso e interesante que sus predecesores.
Esta es una temporada de grandes cambios, con nuevos personajes y mejores historia, y esto supone un soplo de aire fresco, tras ocho temporadas hablando siempre de lo mismo. El primer cambio importante es que Richard Dean Anderson ya no sigue en la serie, aunque hace algunas apariciones esporádicas a lo largo de la temporada.
El nuevo hombre a cargo es el general Landry, interpretado por Beau Bridges, viejo amigo de O'Neill y un tipo bastante simpático y agradable. La otra incorporación importante es la del teniente coronel Cameron Mitchell, interpretado por Ben Browder. Mitchell participó en la batalla contra Anubis sobre laAntártida y aquí lo ponen al mando del SG-1. Él quiere dirigir al viejo equipo, pero éste se ha separado y cada uno está a lo suyo. Carter está a cargo del Área 51, Daniel va a partir hacia Atlantis y Teal'c está liado con sus cosas de los Jaffas, ahora que son un pueblo libre. Mitchell trata de juntarlos de nuevo, pero no consigue convencerlos y hace falta la amenaza de ese nuevo y peligroso enemigo para reunir a la vieja pandilla. Pero no están solos en esto. Durante varios capítulos los acompaña Vala Mal Doran, interpretada por Claudia Black, que ya apareció en un capítulo de la temporada pasada. Vala es una contrabandista intergaláctica, una especie de versión femenina de Han Solo, un personaje muy divertido e irónico que a mí personalmente me encanta y que tiene mucha química con Daniel Jackson.
(Dato curioso: Ben Browder y Claudia Black ya se conocían de antes. Los dos fueron los protagonistas principales de Farscape, una serie de ciencia-ficción australiana que duró cuatro temporadas más una miniserie de tres horas y que está considerada una serie de culto por aquellos lares. Sus personajes fueron pareja y tuvieron un hijo, así que cuando Vala entra en escena y Mitchell le pregunta si se conocen y ella le dice que no, que en tal caso se acordaría, pues tiene gracia).

Vala Mal Doran, arggh...
Ese terrible enemigo son los Ori, unos seres ascendidos como losAntiguos ( de hecho ambos pertenecen a la misma raza), pero a diferencia de eśtos, que defienden el libre albedrío y no interfieren en nuestro plano de la existencia, los Ori opinan que por el hecho de haber ascendido deben ser adorados como dioses. Los Ori no pueden interactuar directamente con los humanos, ese es el trato que hicieron con los Antiguos, así que utilizan a los Priores, humanos evolucionados, para difundir su palabra. Los Priores poseen un gran poder y con su báculo pueden hacer verdaderos milagros, curan enfermos, resucitan muertos, pero también pueden provocar epidemias y destruir planetas.

Por culpa de Daniel y de Vala, los Ori descubren que nuestra galaxia está habitada y los Priores empiezan a presentarse en distintos planetas y tratan de convencer a sus habitantes de que se postren ante los Ori, y los que no lo hagan serán destruidos (esto me recuerda mucho a lo de la Santa Inquisición). Los Priores tienen un inmenso poder y es imposible hacerles frente, pero Daniel y Carter consiguen crear un aparato que impide a los Priores usar sus poderes temporalmente, y también hallan la cura para esa epidemia que han extendido por varios planetas, incluída la Tierra.

Esta temporada es fabulosa, muy completa, con un enemigo formidable e imparable, nuevos personajes muy interesantes y un final a la altura de la temporada, con las naves de los Ori llegando a nuestra galaxia y destruyendo de una tacada casi todas las naves de nuestra flota. O sea, que estamos jodidos.
Ahora, la 10ª temporada y se acabó la serie.



No hay comentarios:

Publicar un comentario