Buscar este blog

lunes, 23 de marzo de 2015

El graduado, de Charles Webb

Este libro lo conseguí gratis el año pasado, en un mercadillo de libros de segunda mano que se hace en mi pueblo el sábado siguiente al Día del Libro (tú donas tus libros y luego el día D puedes llevarte todos los que quieras gratis; el año pasado me traje a casa 14 libros, casi se me rompe la bolsa), básicamente me lo llevé porque no había visto la película (la vi después de leerlo y me encantó), y decidí leerlo justo ahora porque tengo pensado donarlo para el mercadillo de este año. Lo he dejado aparcado tanto tiempo porque pensaba que era el libro de la película (la novelización del guión) y estos no me gustan mucho porque se limitan a describir lo que pasa en la película y suelen ser muy simples, pero en este caso estaba equivocado, pues no es el libro de la película sino al revés, la novela en la que se basa esta. Yo esto lo ignoraba y creo que hay muy poca gente que lo sepa. La película es todo un clásico del cine y convirtió en un icono a la señora Robinson, pero no se le dio ninguna publicidad al hecho de que estuviera basada en una novela (solo lo pone al final de los créditos iniciales). A Charles Webb le dieron un cheque por los derechos y ya no volvieron a acordarse de él, y eso que la película es exacta en todo al libro, diálogos y todo.

En fin, vayamos al lío.
Benjamin Braddock es un joven que acaba de terminar sus estudios universitarios y tiene muchas dudas acerca de su futuro, de hecho cree que sus años en la universidad han sido una pérdida de tiempo. Ben regresa a casa y sus padres le organizan una fiesta a la que acuden varios vecinos y amigos de ellos, que lo felicitan y le preguntan por los logros que ha conseguido y le dicen lo orgullosos que están de él, y todos quieren hablar con él y Ben empieza a agobiarse y lo único que quiere es largarse de allí, y así en ese estado de agitación e intranquilidad se deja seducir por la señora Robinson, la esposa del socio de su padre. Al principio se resiste pero acaba cayendo en sus redes y así pasa varias semanas, acostándose con ella por las noches y por el día rascándose la barriga, durmiendo hasta tarde o relajándose en la piscina y haciendo oídos sordos a la insistencia de sus padres para que espabile.

Pero esto llega a su fin cuando sus padres le insisten en que salga con la hija de los Robinson, Elaine. Al contárselo a la señora Robinson esta se pone hecha una furia y le obliga a prometerle que no saldrá con ella, pues cree que su hija puede aspirar a algo mejor (en realidad no quiere que alguien como Ben se acerque a su hija), pero acaba saliendo con Elaine, y ante la certeza de una segunda cita la señora Robinson le amenaza con contárselo todo a su hija si no se aleja de ella, y Ben decide decírselo él mismo; Elaine se lo toma muy mal y no quiere volver a verlo en su vida. Ben se da cuenta de que se ha enamorado de Elaine y está decidido a casarse con ella, así que se traslada a Berkeley, donde ella está estudiando para convencerla de que le dé una segunda oportunidad, pero no será una tarea fácil pues los padres de ella tratarán de impedírselo a toda costa. El final es de sobra conocido.


El libro se lee sin que te des cuenta. Tiene una prosa simple y directa y predominan los diálogos, así que sus 220 páginas pueden leerse tranquilamente de una sentada. De hecho yo me lo leí en un solo día. Pero esto también es el principal problema del libro. Es demasiado simple y en ningún momento llegas a saber qué es lo que le pasa a Ben por la cabeza, parece indiferente a todo. Los personajes son algo planos y les falta transmitir emoción y sentimiento y el final es tan desconcertante como el de la película. Puestos a elegir mejor ver la película que leerse el libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario