Buscar este blog

miércoles, 18 de enero de 2012

Más Oscuro que la Noche, de Michael Connelly


Argumento  
El detective Harry Bosch es el testigo principal en el juicio por asesinato de una joven actriz a manos de su director, David Storey. Mientras, la detective Jayne Winston, de la oficina del sheriff, acude a Terry McCaleb para que le ayude en un caso de asesinato en el que han llegado a un callejón sin salida.
La víctima, Edward Gunn, ha aparecido estrangulada en su casa, con las manos y los pies atados a la espalda, y una cuerda atada desde los pies hasta el cuello de tal forma que al mover los pies se ha estrangulado a sí mismo. Además en la escena del crimen se ha encontrado una lechuza y en la cinta que le tapaba la boca había escrito una frase en latín.
Terry descubre que el asesinato está inspirado en el cuadro de un pintor del Renacimiento y todas las pistas parecen señalar a Harry Bosch como principal sospechoso. Terry, que conoce bien a Bosch pues hace años trabajaron juntos en un caso, sabe de lo que es capaz, pero no puede creerse que su viejo amigo haya podido cruzar la línea.
A no ser, claro, que alguien esté tratando de incriminarle…

Opinión 
 Por primera vez Michael Connelly reúne a sus dos pesos pesados en un mismo libro, Harry Bosch, su personaje estrella, y Terry McCaleb, protagonista de “Deuda de sangre”. Se supone que este es un libro de Harry Bosch, pero es McCaleb quien lleva el peso de toda la historia. El libro empieza con él y Bosch no entra en escena hasta las 50 o 60 páginas, aunque brevemente, y sigue este esquema hasta más o menos la mitad del libro, donde Bosch cobra un poco más de protagonismo centrándose en el juicio de David Storey.
Deuda de sangre” fue el primer libro que leí de Michael Connelly y Terry McCaleb es un personaje que me fascinó desde sus primeras páginas. Me encanta encontrármelo de nuevo y saber qué ha sido de él desde entonces.
Como no podía ser menos, los dos personajes más importantes de Connelly ya se conocían de antes, aunque esto ya se menciona en “El Vuelo del Ángel” (Bosch ve un cartel de la película de Clint Eastwood y recuerda que trabajó con él hace unos años), y ambos se aprecian y se respetan.
El libro es increíble y con razón. Empieza con dos casos bien distintos y a medida que transcurre la trama acaban fusionándose en uno. El desarrollo del libro está muy bien llevado y no hay un instante de aburrimiento, pero lo mejor de todo viene al final, ya que una vez llegado al desenlace, se hace una impactante revelación que te deja con la boca abierta. Es la segunda vez que me leo este libro, y las dos veces no pude evitar exclamar: “¡Dios mío, no puede ser!”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario