Buscar este blog

viernes, 21 de julio de 2017

Tinieblas, de Dean Koontz

“Tinieblas” es el segundo libro protagonizado por Christopher Snow, el protagonista de “Nocturno”, pero no es necesario haberse leído este antes ya que en “Tinieblas” se hace un resumen de lo ocurrido en él; la enfermedad de Chris, los experimentos genéticos con animales dotándolos de una inteligencia casi humana, el retrovirus que se ha extendido por el pueblo de Moonlight Bay y que afecta a sus habitantes alterándoles la mente y convirtiéndolos en depredadores humanos y la policía que trata de encubrirlo. Pero lo ideal es leerlos por orden.

El libro arranca con la desaparición de un niño de 5 años llamado Jimmy Wing, de cinco años, hijo de una antigua novia de Chris de la adolescencia, Lilly. Chris se la encuentra de noche y Lilly le cuenta lo que ha pasado y tras examinar el lugar todo parece indicar que ha sido secuestrado. Su perro Orson capta el olor del niño y Chris le promete a Lilly que hará todo lo que esté en su mano para dar con él y traérselo de vuelta y le aconseja que mientras llame a la policía. Chris se apresura a seguir a su perro y el rastro los lleva hasta Fort Wyvern, la base militar abandonada hace 18 meses en la que se realizaron los experimentos con animales y donde se creó el retrovirus que se ha extendido por el pueblo. Esto complica las cosas porque significa que el secuestrador está relacionado con alguno de los experimentos llevados a cabo en Fort Wyvern o bien es uno de los afectados por el retrovirus, y si es así la policía no moverá un dedo por recuperar al niño y atrapar a su secuestrador, más bien lo contrario, tratarán de encubrir el asunto e impedir que el secuestrador sea llevado ante la justicia. Así que la única esperanza de Lilly para volver a ver a su hijo está en que Chris, su amigo Bobby y su novia Sasha lo encuentren antes de que sea demasiado tarde.

El libro no me ha gustado mucho. No por la historia, que sigue las pautas de la anterior, sino por el ritmo. Muy a menudo se vuelve lento e incluso llega a ser un poco tostón. Le dedica demasiadas páginas a describir ese ambiente lóbrego y de tensión en el que tiene que moverse el protagonista y se hace cansino, incluso diría que algunos capítulos sobran del todo. Y luego está lo del tramo final, que se le va completamente de las manos. En fin, al menos ya está terminado.
Una última cosa. Se supone que esta iba a ser una trilogía pero han pasado casi 20 años desde que se publicó este libro y no ha habido noticias del tercero, así que en mi opinión mejor olvidarse de que algún día vaya a ver la luz. Esto es lo que hay.

1 comentario:

  1. La portada no es muy llamativa .¿De los libros de Dean Koontz cual recomendarías ?

    ResponderEliminar