Buscar este blog

jueves, 23 de febrero de 2017

Trece en Zurich, de Robert Ludlum

1926. 
El hijo menor de Elisabeth Wyckham Scarlatti, creadora del inmenso imperio económico Scarlatti, Ulster Stewart Scarlett, desaparece sin dejar rastro tras el bautizo de su hijo. Tras semanas sin tener noticias de él, Elisabeth contrata a unos detectives privados para averiguar dónde se encuentra o si incluso está muerto y por su cuenta descubre que Ulster ha robado casi toda la fortuna familiar y ha estado ingresando pequeñas cantidades en diversos bancos por toda Europa. Su plan: financiar a un emergente partido alemán dirigido por un tal Adolf Hitler y ayudarlo a hacerse con el poder en Alemania y posteriormente en toda Europa. Elisabeth se asocia con un miembro de la Inteligencia de Estados Unidos, Matthew Canfield, que ya estaba tras la pista de Ulster, y ambos se dirigen a Zurich para tratar de frustrar sus planes. 

Robert Ludlum es un claro referente de las novelas de espías y conspiraciones en la sombra, conocido sobretodo por su trilogía de Jason Bourne. Yo antes de este me leí tres libros suyos (El manuscrito Chancellor, el Caos Omega y La trama del escorpión) y ya desde el principo se convirtió para mí en el mejor autor del género, seguido de cerca por Ken Follett y Frederick Forsyth. Este y otros dos libros más de Ludlum los conseguí gratis en una feria de libros de segunda mano, uno hace dos años y los otros el año pasado, o igual fue al revés, no lo recuerdo, así que decidí que ya era hora de leerlos. 
Hay una cosa que me cabreó de este libro, y es que la sinopsis de la contraportada no cuenta lo que ocurre realmente en la novela. Lo que describe ocurre al final del libro, es el clímax de la historia, y no tiene lugar en 1944, como pone en la misma, sino en 1926. Es como si el que escribió la sinopsis en vez de leerse el libro fuera directamente al final, y esto para mí es un engaño.

Luego busqué reseñas del libro en Internet para orientarme a la hora de escribir la mía, pero todas las que encontré se limitaban a copiar la sinopsis falsa del libro y esto también me fastidió porque a mi modo de ver lo bueno de escribir la reseña de un libro, película o lo que sea es contar de qué va con tus propias palabras, ¿no?
Bien, el libro sigue la estructura de empezar por el final, luego remontarse al principio de la historia y después regresar al presente para presentarnos el desenlace; empieza en 1944, luego retrocede veintitantos años para contarnos toda la historia de Ulster Scarlett y finalmente retorna a 1944 para ofrecernosel desenlace. El libro está bien escrito y es de fácil lectura, muy ameno y entretenido, pero está lejos de sus mejores libros. A fin de cuentas es su primera novela.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada