Buscar este blog

lunes, 3 de marzo de 2014

El Visitante Nocturno, de Brian Lumley

Brian Lumley es un escritor de terror conocido por escribir varios relatos ambientados en el universo de Ctulhu de H. P. Lovecraft en los años 70 y 80, incluídos en los famosos Mitos de Ctulhu. Por ello se le tilda de discípulo de Lovecraft, aunque a mí esto me choca porque Lumley y Lovecraft nunca se conocieron; de hecho Lumley nació el año de la muerte de H. P. ¿Será su reencarnación?
Lumley también es conocido por una serie de relatos protagonizados por Titus Crow, un experto en lo sobrenatural y coleccionista de objetos raros, y en esta colección se incluyen algunos de ellos.

Este libro me lo leí hace años, cuando en mi biblioteca solo tenían este y “El horror de Dunwich” de H. P. Lovecraft (luego consiguieron el de los Mitos), y ahora he vuelto a leerlo porque este año espero leerme varios libros de Lovecraft y pensé que era una buena forma de ir introduciéndome en su universo. Brian Lumley tiene un estilo muy similar al del genio de Providence, va metiéndote poco a poco el terror en el cuerpo y al final siempre se produce una revelación inesperada que te deja en estado de shock.
Los relatos me parecieron todos muy buenos, algunos mejor que otros, evidentemente, pero mi favorito es el 13, “En las bóvedas subterráneas”, que guarda estrecha relación con el universo de Lovecraft (Ctulhu, Soggoth, las Montañas de la Locura...). Los relatos son 14 y son estos:

1. ¡Obsesión por los coches!

Después de que su esposa muera atropellada y posteriormente su hijo muera en otro accidente de tráfico, un hombre desarrolla una malsana obsesión por los coches.

2. La concha de Chipre

Un buceador queda hipnotizado por un extraño molusco, que intercambia su cuerpo con el de él.

3. El roble de Bill

En 1675 un hombre fue ahorcado de la rama de un roble por el populacho, acusado de brujería. En la actualidad siguen escuchándose sus gemidos, décadas después de que el árbol fuera talado.

4. El escritor del desván

Un hombre desea ser escritor por encima de todo, pero todos sus relatos son rechazados y sus ahorros empiezan a menguar considerablemente. Una noche ve a un hombre tirar un fajo de papeles a la basura y cuando se aleja él se acerca y descubre que son relatos, y en su opinión muy buenos. Así que lo sigue hasta su casa y le pregunta sobre los relatos que ha tirado. Al igual que el protagonista, el hombre también quiere ser escritor y ahora está escribiendo su primera novela, pero entre capítulo y capítulo escribe esos relatos para desconectar, pero para él no valen nada y por eso los tira. El hombre le da al protagonista algunos relatos más para que los tire, pero en vez de hacerlo los hace pasar por suyos y empiezan a publicárselos y se hace famoso, aunque los que él escribe siguen rechazándoselos.

5. El Visitante Nocturno

El líder de un culto demoníaco invoca a un ser conocido como “El Visitante Nocturno” para que mate a dos hombres que lo han calumniado. Tras la muerte del primer hombre, el segundo acude a Titus Crow, experto en lo sobrenatural, para que lo ayude.

6. El espejo de Nitocris

Un espejo mágico del que, a medianoche, surge una horripilante criatura.

7. La noche en que se hundió la “Sea-Maid”

Perforando el lecho marino, la plataforma “Sea-Maid” da por accidente con el lugar en el que reposa una criatura marina.

8. La cosa del brezal marchito

Tras la caída de un meteorito una extraña planta muta debido a su radiación y atrapa a todo aquel que se le acerca para comérselo.

9. La prueba

Titus Crow escribió un relato acerca de un culto a uno de los “dioses exteriores” en la época de los romanos, y esto molestó a un hombre llamado Chandler Davies, pues en esa época se conocían todos los dioses y el relato carecía de sentido, así que Titus Crow invita a Davies a su casa para mostrarle una prueba que demuestra que ese culto existió realmente.

10. Dylath-Leen

Dylath-Leen es una ciudad que existe más allá de nuestro mundo y solo se puede acceder a ella en sueños. Un hombre llamado Grant Enderby visita la ciudad en tres momentos diferentes de su vida y descubre a unos siniestros comerciantes que acaban conquistando la ciudad y doblegando a sus habitantes mediante unas extrañas joyas místicas.

11. El reloj de De Mariagny

Dos ladrones entran a robar en la casa de Titus Crow, pero como éste no tiene allí dinero en efectivo se ponen a registrar los extraños objetos que forman su colección y se fijan en un reloj de pie con forma de ataúd. El reloj perteneció a un reputado místico y se dice que si se activa se abrirá una puerta en el espacio-tiempo, pero lleva en poder de Titus Crow diez años y aún no lo ha logrado. Los ladrones creen que contiene algo valioso y empiezan a manipularlo, acto que tendrá unas consecuencias desastrosas.

12. La inspiración de Ambler

Ambler es un escritor de relatos de terror que está en boca de todos, y decide revelarle a un hombre, el narrador, el secreto de su inspiración.

13. En las bóvedas subterráneas

Tres hombres buscan pruebas de la existencia de una ciudad ancestral habitada por una raza de criaturas anterior al hombre, que ya existía hace millones de años.

14. La perla

Una ostra gigante.

4 comentarios:

  1. Me encanta el resumen del último relato jajaja
    Yo tengo algún libro de la misma colección del que has puesto en la foto.De hecho, y fíjate qué cosas, lo primerísimo que leí de Cthulhu no fue de manos de Lovecraft, sino de Lumley; un relato titulado La casa de Cthulhu, que por cierto, me encantó.

    ResponderEliminar
  2. Sí, jaja, era eso o destripar todo el relato. Pues sobre Cthulhu a mí me pasó igual, yo lo primero que leí fue el de los Mitos, que trae algunos relatos de H. P. y muchos otros del llamado "círculo de Lovecraft". De hecho el original, "La llamada de Cthulhu", aún no lo he leído, pero espero caiga pronto.

    ResponderEliminar
  3. Lumley era buenísimo escribiendo sobre los Mitos e incluso lo enriqueció con personajes de la talla de Titus Crow. Aunque primero leí a Lovecraft, me gustó más la forma de escribir de Lumley tal vez por ser un poco más moderno.

    Horror en Oakdene fue otro de los libros (ésta novela) que lanzó en en aquel entonces Martínez-Roca también.

    ResponderEliminar