Buscar este blog

jueves, 17 de noviembre de 2011

La soledad de Charles Dickens, de Dan Simmons

Mi idea original era leerme "El Último Dickens" de Matthew Pearl y luego este y hacer una entrada comparando ambos libros, pero la idea de leer dos libros seguidos sobre el mismo tema se me hizo algo soporífero, así que opté por hacer una entrada para cada libro. Pero esta no fue la única razón por la que he esperado tanto para leerlo. Allá por abril-mayo me leí los dos últimos libros de la saga Hyperion (Endymion y la Ascensión de Endymion) que juntos sumaban unas 1300 páginas, y leerme un tercer libro de Simmons consecutivamente me habría provocado un colapso en el cerebro. Así que después de unos cuantos meses pensé que este era un buen momento para adentrarme en la vida de Charles Dickens.

Dan Simmons es un autor al que no se le puede encasillar en un sólo género, porque sus libros son de temática muy variada: ciencia-ficción, terror, suspense, novela histórica... "La soledad de Charles Dickens", o "Drood", que es su título original y con el que me gusta más referirme a él, es una novela histórica con tintes de terror que trata sobre los últimos cinco años de vida de Charles Dickens.

El libro está narrado por Wilkie Collins, amigo escritor de Dickens además de pariente político (su hermano estaba casado con la hija mayor de Dickens) y empieza hablándonos del accidente de tren al que Dickens sobrevivió milagrosamente y tras el que ya no volvió a ser el mismo (al subirse a algún tren o cualquier otro vehículo y sentir la más mínima vibración, Dickens se ponía pálido y se quedaba tieso como una estaca). Hubo decenas de muertos y heridos, y Dickens trató de ayudar a los supervivientes como pudo. Es entonces cuando conoce a un misterioso y siniestro personaje que se llama a sí mismo Drood, el cual también se acerca a consolar a los heridos, pero Dickens se da cuenta de que todo aquel a quien atiende acaba muerto. Dickens cree que Drood ha hecho algún tipo de ritual de canibalismo con las víctimas (un tema que lleva años obsesionando al propio Dickens) y convence a Wilkie Collins para que lo ayude a dar con el paradero de Drood. 

Dejando a un lado el tema de Drood (que, seamos sinceros, dado la extensión del libro, le dedica una mínima parte) de lo que verdaderamente trata el libro es de la vida literaria y personal tanto de Charles Dickens como de Wilkie Collins. Se nota que Dan Simmons es de los que investigan a fondo (sólo hay que ver las últimas páginas, llenas de arriba a abajo de titulos de libros de y sobre ambos autores) porque da muchos detalles sobre las intimidades de Dickens (la relación con sus hijos, que dejó a su mujer por una actriz de 18 años...) y sobre su forma de trabajar a la hora de escribir un nuevo libro, sus charlas con Wilkie Collins discutiendo sobre sus respectivos libros (esta parte está bien, esta otra queda mejor así...) y sus giras en las que leía fragmentos de sus libros, cuyas lecturas eran tan intensas que algunos espectadores se desmayaban o quedaban aterrorizados. Y lo que más polémica ha levantado, el retrato que hace de Wilkie Collins, convirtiéndolo en un auténtico drogadicto. Adicto al opio, al láudano (si una dosis normal eran una o dos gotas diluidas en un vaso de vino, él tomaba como 200 dos o tres veces al día) y finalmente morfina para dormir, lo que le provocaba todo ello unas alucinaciones muy vívidas. A su lado, House es un aficionado.

El libro no contiene tanto terror como pensaba, pero me ha gustado mucho, ya que me ha servido para conocer en profundidad a estos dos grandes escritores del siglo XIX (Nota mental: leer algo de Collins) y además está escrito imitando el estilo de esa época, lo cual lo hace más interesante. La única duda es ese final acerca de Drood, si lo que le dice Dickens a Collins sobre el tema es cierto o no. Yo en esto prefiero ponerme de parte de Wilkie Collins. Aún así ha sido una lectura larga pero amena, y lo recomiendo encarecidamente.    

4 comentarios:

  1. Eloy! Estuve recorriendo tu blog y está muy bueno! Allí me hice seguidora y si me lo permites, tambien lo recomendaré en mi lista de blogs.
    Besos! :)

    ResponderEliminar
  2. Tengo en casa El Último Dickens, lo compré porque estaba de oferta, y quiero leerlo pronto. Pero, como nunca he leído nada del mítico Charles, siento que debo aplazarlo. Cuando lea algo de Dickens, leeré esta novela que reseñas y la que compré. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Yo en su día me leí "Cuento de Navidad", pero me resultó algo lento. En la biblioteca tienen 4 0 5 clásicos suyos, supongio que los leeré cuando me dé por ahí.

    ResponderEliminar