Buscar este blog

viernes, 23 de enero de 2015

Pétalos al viento, de V. C. Andrews (¡Ojo Spoilers!)

Este libro es la continuación de “Flores en el ático” y arranca justo donde lo dejó aquél. Chris, Cathy y Carrie consiguen huír de Foxworth Hall y se suben al primer autobús que sale de la estación, pero Carrie aún arrastra los efectos secundarios de los donuts envenenados que su abuela les dio de comer y se pone a vomitar en el autobús. Una de las pasajeras, una negra oronda llamada Henny, los lleva a casa del médico para el que trabaja de asistenta, el doctor Paul Sheffield. Cathy le cuenta todo por lo que han pasado durante los últimos tres años y el doctor Sheffield somete a Carrie a varias pruebas, tras las cuales le ofrece a los chicos quedarse en su casa hasta que su hermana se ponga bien. El doctor es bueno y amable y cuando Carrie se recupera los invita a quedarse con él para siempre, y los adopta oficialmente.

Chris comienza sus estudios de Medicina, Carrie se matricula en un colegio privado de chicas y Cathy hace lo propio en una academia de ballet, llegando a convertirse en una de las principales bailarinas de la compañía al lado del bailarín estrella, un joven llamado Julian que se encapricha de ella y al que Cathy debe pararle los pies en más de una ocasión.
Cathy es consciente de que Chris sigue locamente enamorado de ella. Ella siente los mismo, pero sabe que está mal porque son hermanos, así que para que se olvide de ella y se busque una chica más apropiada para él, Cathy se convierte en amante de Paul y posteriormente en su prometida. Pero Cathy no puede olvidar el infierno por el que los hizo pasar su madre. Chris le aconseja que olvide el pasado y siga adelante, pero ella no es como él y no puede olvidar, y no estará tranquila hasta hacerle pagar a su madre lo que les hizo.   


Tengo que decir que el libro no me ha gustado. le sobran un montón de páginas, las que tratan todo el culebrón de Paul y Julian (a veces sentía como si estuviera leyendo una novela de Danielle Steele), y además Cathy me cayó fatal. Es insoportable, muy superficial y no piensa en las consecuencias de sus actos hasta que ya es demasiado tarde. Quiere a Chris, pero no duda en liarse con Paul para que se olvide de ella, rompiéndole el corazón, y a pesar de ello Chris, como es tonto, sigue queriéndola. Luego acaba enamorándose de Paul, pero cuando cree que este le mintió con respecto a su difunta esposa, no tarda nada en casarse con Julian, y Paul, que también es tonto, sigue queriéndola y se lo perdona todo. Y luego está la forma en que se venga de su madre, que no dice mucho en su favor, que es seduciendo al marido de esta, Bart Winslow, y quedándose embarazada de él, para luego restregárselo por la cara a su querida mamá. Eso en mi pueblo se le llama ser una furcia. Lo único que vale la pena de todo el libro es el enfrentamiento de Cathy con su abuela y con su madre. Por lo demás, todo un culebrón de aquí te espero.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario