Buscar este blog

miércoles, 24 de julio de 2013

Todo es eventual, de Stephen King

Bueno, como ya he dicho otras veces, participo en una lectura conjunta de la saga de la Torre Oscura, pero esta solo abarca los 7 libros oficiales, así que por mi cuenta me estoy leyendo los otros libros que se relacionan directamente con la saga, así que por eso he vuelto a leer sta antología. ¿Pero guarda alguna relación con LTO?, te estarás preguntando. Sí, dos relatos guardan relación. Uno es el de “Las Hermanitas de Eluria”, relato protagonizado por Roland cuando aún perseguía al Hombre de Negro, y “Todo es eventual”. La historia no tiene nada que ver, pero su protagonista vuelve a salir en el último volúmen de la Torre Oscura. La primera vez que lo leí, me refiero a LTO7, el nombre me sonaba un montón, pero no sabía de qué, y me comí la cabeza hasta que al ginal me pusieron sobre la pista, y moló descubrir la relación.

Esta antología está formada por 14 relatos, y menos 4 o 5 todos pertenecen al género de terror, pero desde distintos aspectos. Está el realista, el de fantasmas, el diablo, el Infierno, cuadros embrujados, etc.
Son los siguientes:

1. Sala de autopsias número 4.
Una forense va a realizar la autopsia a un cadáver, pero hay un problema: el hombre está vivo, paralizado por la mordedura de una serpiente y no tiene forma de hacerle ver que está vivo.

La idea es buena, pero el relato es algo lento. Y el final es bastante gracioso. Menudo humor el del Tito.

2. El hombre del traje negro.
Un anciano nos relata la vez que siendo niño vio al Diablo.

Este es de los mejores y más terroríficos del libro. Me encanta la figura del hombre del traje de negro, es espeluznante. ¡Peez graaande!

3. Todo lo que amas se te arrebatará.
Un hombre alquila una habitación en un motel y echa a suertes el suicidarse.

Este no me gustó nada, no tiene chicha, y además el final es abierto.

4. La muerte de Jack Hamilton.
Jack Hamilton fue miembro de la banda de John Dillinger, famoso ladrón de bancos de los años 30. Aquí se nos cuenta sus últimos días de vida después de que recibiera un disparo por la espalda escapando del FBI. Y de paso también conocemos cómo Dillinger se hizo la cicatriz en el labio superior.

El relato me gustó mucho, me encantan las historias de atracadores de bancos, pero me cuesta creer que se pede atar a las moscas con hilo. Me parece poco realista.

5. En la habitación de la muerte.
Un periodista está a punto de ser torturado en una sala de interrogatorios en un país sudamericano.

Me gustó ver que por una vez los torturadores reciben de su propia medicina, aunque como dice King, es poco realista.

6. Las Hermanitas de Eluria.
Esta historia transcurre cuando Roland aún iba en pos del Hombre de Negro. Roland llega hasta un pueblo en las montañas y allí es atacado por un grupo de mutantes verdes. Es herido de gravedad y cuando despierta ve que se encuentra en un pabellón, recuperándose con otras dos personas y allí recibe los cuidados de una especie de monjas, las Hermanitas de Eluria. Roland descubre que en realidad son vampiros que se alimentan de sus pacientes una vez recuperados, pero no puede escapar porque le han suministrado una droga en la comida, que lo debilita.

Como fan indiscutible de la Torre Oscura me encanta leer todo lo que tenga relación con la saga, y este relato es tan bueno como cualquiera de los libros que la forman. Este me lo he leído por lo menos tres veces, además del cómic.

7. Todo es eventual.
Dinky Earnshaw tiene un don: dibujando una serie de garabatos sin sentido puede matar a cualquier persona a distancia. Una organización secreta del Gobierno lo recluta para que elimine a determinadas personas.

Este también es de mis favoritos. Me recordó mucho a “Ojos de fuego” y me pareció muy bueno, aunque se merecía ser más largo.

8. La teoría de L. T. sobre los animales de compañía.
L. T. les cuenta a sus compañeros de trabajo (por enésima vez) lo mal que empezó a irle el matrimonio cuando su mujer le regaló un perrito, que se llevaba fatal con él y de maravilla con ella, y luego L. T. le regaló a ella un gatito, con las mismas consecuencias.

Este relato también me gustó. Es bastante simpático al principio pero luego se vuelve sangriento. Y a L. T. no le falta razón: “Si tu perro y tu gato se llevan mejor que tú y tu mujer, no te extrañe llegar un día a casa y encontrarte una nota de despedida en la puerta de la nevera”.

9. El virus de la carretera viaja hacia el norte.
Un escritor de terror compra un cuadro bastante siniestro en una subasta de barrio, y cada vez que lo mira descubre que este ha cambiado. El siniestro personaje del cuadro parece estar recorriendo los mismos lugares en los qe¡ue ha estado el escritor, como si lo estuviera persiguiendo.

De nuevo un cuadro embrujado. El relato es bastante bueno y sobretodo, terrorífico. Francamente, no me gustaría tener este cuadro colgado en mi pared.

10. Almuerzo en el café Gotham.
Un matrimonio se reúne en un restaurante para tratar los términos de su divorcio cuando el maître se vuelve loco y empieza una masacre en el restaurante.

Este es uno de los mejores. Parece un relato normal, y entonces, de pronto, al maître se le va la olla y hace una escabechina. Pero lo que me parece más fuerte no es eso, sino que la mujer no le diga al marido el motivo de que se divorce de él. ¡Menuda cara!

11. Esa sensación que solo puede expresarse en francés.
Una mujer tiene un deja vu en el que ella y su marido mueren al estrellarse el avión en el que viajan.

Este no me ha gustado. Es lento.

12. 1408.
Mike Enslin es un escrito que escribe libros sobre lugares supuestamente embrujados y en esta ocasión planea pasar la noche en la habitación 1408 del hotel Dolphin, para comprobar si las historias que circulan sobre ella son ciertas.

S. K. Escribió las primeras páginas de este relato para mostrar cómo pasa del primer borrador al segundo, en su libro “Mientras escribo”, pero la historia lo sedujo y acabó escribiéndola toda. A mí también me gustó, aunque el final me pareció un tanto apurado. Y no hablemos de la película, que le metieron muchísima paja.

13. Montado en la Bala.
Alan Parker es un joven universitario al que le dan una mala noticia: su madre ha sufrido una embolia y está en el hospital. Esa misma noche decide regresar a casa e ir directo a verla, pero se encuentra a 180 Km de distancia y su coche está estropeado, así que decide hacer autoestop. Un viejo se ofrece a llevarlo, pero no deja de tirarse del paquete durante todo el trayecto y Alan decide bajarse a la mitad del camino. Poco después lo recoge un chico de su edad, pero resulta ser un muerto y lo obliga a elegir a quién se va a llevar consigo, a él o a su madre, y tiene que decidirse antes de llegar al pueblo.

S. K. escribió el relato después del accidente que casi le costó la vida en 1999 y lo publicó en exclusiva en Internet, convirtiéndose en todo un fenómeno de ventas (el de la Planta no le salió tan bien). Yo me lo he leído unas 4 veces, dos cuando lo publicaron suelto, en papel, y otras dos en esta antología, y me parece uno de los mejores relatos que ha escrito nunca. Es una clásica historia de terror de ultratumba perfecta para leer por la noche.

14. La moneda de la suerte.
A una empleada de hotel le dejan una moneda de propina y se imagina que gana un montón de dinero en las tragaperras.

Este tampoco me gustó, al pasar todo en la imaginación de la protagonista, todo queda en nada y es como perder el tiempo.

Resumiendo, menos 4 relatos todos los demás me han parecido muy buenos, en mayor o menor medida. S. K. tiene algunas antologías un tanto irregulares, pero esta es sin duda de las mejores. No te la pierdas.



1 comentario:

  1. Es una de las mejroes antologías de King. ¡Muy buena entrada!

    ResponderEliminar